Practicopedia

Trucos para prevenir la aparición de sarro en los dientes

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 11 de diciembre de 2019

2 minutos

El sarro, o tártaro dental, es una placa bacteriana que aparece y se endurece sobre los dientes

Dientes

El sarro es uno de los principales rivales a batir de una dentadura perfecta. Conocido también como cálculo o tártaro dental, el sarro es un placa bacteriana que aparece sobre los dientes, más concretamente encima de la línea de las encías, y que se endurece debido al depósito de minerales, fácilmente visible y que adquiere un color marrón o amarillento que desluce tu sonrisa.

Sin embargo, su presencia no solo afecta al ámbito estético. El sarro también puede provocar la aparición de afecciones más graves como las caries o las enfermedades de las encías pues, al ser poroso, absorbe las bacterias con mucha facilidad. Afortunadamente, una visita al dentista puede acabar rápidamente con él a través de un proceso conocido como raspado radicular. No obstante, para prevenir de nuevo la formación de sarro, también puedes seguir algunas pautas de suma utilidad.

Adiós al sarro de tus dientes

El dentista puede acabar con el sarro

Además de cepillarte los dientes correctamente, a ser posible con una pasta que controle la aparición de sarro y un mínimo de tres veces al día, y utilizar hilo dental, existen otros métodos para mantener a raya a este enemigo de tu salud bucodental.

  • Como ocurre en la mayoría de ocasiones, la alimentación puede ser de gran ayuda. En este caso, algunos ingredientes de consumo diario tienen el poder de evitar la acumulación de sarro, ya que limpian la superficie de los dientes durante el proceso de masticación. Hablamos de la manzana, la zanahoria, las pasas, el apio o la naranja. Alimentos que puedes comer crudos y son ricos en fibra.

  • En este sentido, el azúcar es el principal sustento de las bacterias que se acumulan sobre tus dientes. Por eso, reduciendo su presencia en la dieta, ralentizarás la aparición de sarro.

  • Por el contrario, algunos hábitos nocivos, los cuales debes erradicar por el bien de tu dentadura, aumentan el riesgo de aparición. Especialmente el tabaco, pues contribuye al endurecimiento de la placa bacteriana.

  • ¿Sabías que el sangrado de las encías también favorece la difusión de la placa bacteriana? Este problema tan habitual puede evitarse utilizando cepillos de cerdas suaves y redondeadas, no ejerciendo demasiada fuerza en el cepillado y haciendo movimientos circulares. Además, debes cambiar de cepillo cada tres meses.

  • Y, por supuesto, la ayuda de un profesional resulta imprescindible, sobre todo porque es un problema asintomático, es decir, a veces no se ve a simple vista. El dentista debe hacerte una limpieza adecuada periódicamente para evitar que se acumule el sarro en los dientes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?