Banca

Los lectores de 65YMÁS dicen "basta" contra el "trato inhumano" de los bancos a los mayores

Andrés Ramos

Jueves 27 de enero de 2022

12 minutos

Califican de "vergonzosa" la exclusión que sufren por culpa de la digitalización

Los lectores de 65YMÁS dicen "basta" contra el "trato inhumano" de los bancos a los mayores
Andrés Ramos

Jueves 27 de enero de 2022

12 minutos

La carta de Carlos San Juan al gobernador del Banco de España: "Sentimos que nos están apartando"

Carta a los bancos de un jubilado: "Nos hacen sentir clientes no deseables"

 

Carlos San Juan ha prendido la mecha del estallido de las personas mayores contra la exclusión que sufren por parte de las entidades bancarias por culpa de la digitalización. Este hombre de 78 años, que suma más de 400.000 firmas a través de la plataforma Change.org reclamando "una atención más humana" en las sucursales, se ha erigido –sin pretenderlo– en abanderado de una causa que comparten miles de personas en España y que en los últimos días ha provocado la reacción por parte de asociaciones, políticos e incluso del Gobierno y los propios interpelados, los bancos.

La denuncia de este médico jubilado ha abierto la espita de una oleada de indignación, hasta ahora silente, cuya prueba más palpable son los cientos de mensajes recibidos en la última semana por 65YMÁS, tanto en los las noticias publicadas sobre el asunto como en las redes sociales del diario. "Vergüenza", "abuso", "injusticia" o "trato inhumano" son algunos de los adjetivos más repetidos por los lectores para referirse a una misma realidad: están hartos de que les obliguen a realizar todas las gestiones a través de internet o mediante aplicaciones móviles, que muchos no pueden o no saben utilizar, mientras el trato personal prácticamente ha desaparecido. 

"No paran de cerrar oficinas, algunos cajeros son complicados de usar, otros se averían y nadie resuelve tus dudas, hay gestiones que solo se pueden hacer online... Y en los pocos sitios donde queda atención presencial, los horarios son muy limitados, hay que pedir cita previa por teléfono, pero llamas y nadie lo coge. Y te acaban redirigiendo a una aplicación que, de nuevo, no sabemos manejar. O mandándote a una sucursal lejana a la que quizás no tengas cómo llegar. Muchos mayores están solos y no tienen nadie que les ayude, y otros muchas, como yo, queremos poder seguir siendo lo más independientes posibles también a nuestra edad. He llegado a sentirme humillado al pedir ayuda en un banco y que me hablaran como si fuera idiota por no saber completar una operación. Las personas mayores existimos, somos muchas y queremos que nos traten con dignidad", resumía Carlos en su petición.

 

Carlos San Juan, sobre la exigencia del Gobierno a la banca: "Permítame que desconfíe un poquito"

Carlos San Juan

 

Su sentir es compartido por los lectores de este diario, que aplauden fervientemente la iniciativa. "Gracias por hacer visibles a las personas mayores que carecen de conocimientos informáticos. Gracias por dar a conocer este problema", indica en esta web Antonio. "Muchas gracias por todos los mayores y por todos los que los que seremos. Hay que humanizar a la banca y a todas las grandes empresas. ¡Esto es una vergüenza!", opina, por su parte, Carolina. "Me parece una iniciativa estupenda, sobre todo para los compañeros que tienen dificultades con las apps y, en general, con la informática. Nos estamos convirtiendo en funcionarios administrativos de los estamentos públicos y privados, que cada vez nos exigen comunicarnos con ellos telemáticamente. Y creo que eso debe regularse también, para no caer en el abuso y olvidarnos de la atención personalizada, físicamente", señala Xoan.

"Lanzan a los mayores a internet, que muchos no manejan, o a los cajeros, a expensas de los 'chorizos'. Pero antes de ser un pensionista pobretón, los bancos se beneficiaron de sus ahorros. Ahora, búscate la vida. Qué injusto", apunta Inmaculada. "El trato de los bancos es vergonzoso. Legislen urgentemente para proteger los derechos de los usuarios", añade Carlos. "Yo que he sido bancario durante 40 años, es discriminatorio, e inhumano a todas luces, toda vez que antes los clientes eran el eje principal del banco. Y, ahora, si pudieran, lo echarían de las oficinas a patadas. No se entiende ni se comprende, bajo ningún concepto, ni el de ganar más dinero. Porque a la larga, lo perderán", comenta Paulino. "Con la digitalización pasa lo mismo que con la soledad, si es elegida estupendo, pero si es obligada, es un sufrimiento", sostiene Fidel.

Los lectores de 65YMÁS relatan, asimismo, sus experiencias personales con los bancos, destacando la falta de oficinas para realizar trámites de forma presencial y sus dificultades en cualquier gestión a causa de la brecha digital. "Cierran cientos de oficinas y ni siquiera colocan cajeros automáticos en su lugar. Hay pueblos donde hay hacer 20 o 30 kilómetros para encontrar un banco. No tienen en cuenta a sus clientes", denuncia Ramón. "Para acceder a mi cuenta via web el banco me pide una firma digital que no tengo y para conseguirla tengo que descargarme por narices una app en el movil. No tengo internet el móvil porque no lo uso y me molesta pagar por algo que no uso. No es que seamos o no viejos, es que nadie tiene la obligacion de tener móvil", considera Isabel.

"He visto a muchas personas muy mayores en los cajeros tirarse un buen rato intentando hacer alguna operación y no poder hacerla, por no saber utilizarlo, y nadie de la oficina ha venido a ayudarlas. Es una vergüenza tratar así a las personas mayores", comenta María José. "No todas las personas mayores saben manejar un cajero automático y peor si van solos a sacar dinero con la tarjeta en horas fuera del horario de la oficina. Son víctimas fáciles para los ladrones", dice Isidro, algo en lo que abunda Manel: "Me he encontrado a personas mayores de 80 años delante del cajero pidiéndome por favor que le sacara dinero. Yo tengo 77 años. La pobre señora no podía porque no recordaba el número secreto. Era domingo y necesitaba dinero para efectuar un pago urgente". "Hay que decirle a los bancos que a una señora de 80 años tienen que atenderla en persona, es vergonzoso como nos tratan. Yo con esos años estoy plenamente lúcida, pero no para que me atienda una máquina", argumenta Carmen.

La retirada de efectivo en cajeros se dispara un 48% en el segundo trimestre de 2021

"No te quieren ver ni en pintura por las oficinas"

"Cómo ha cambiado el cuento. Yo trabajé en una entidad financiera, abríamos al público de 8:30 a 14 horas y andábamos siempre detrás de la gente para que se abriera cuenta y depositara su dinero. Ahora te abren para según que cosas unos días determinados de 9 a 11. Eso sí, tu dinero lo siguen queriendo, pero una vez que lo tienen, no te quieren ver ni en pintura por las oficinas", explica Fernando. "Me parece vergonzoso que las oficinas estén cerradas, pues te atienden con cita y si no hay que esperar en la calle una hora o más. Y sacar dinero como mucho hasta las 11... y todos no manejan internet", agrega Loli. "El Estado español ha pagado 101.500 millones de euros para rescatar a la banca, con dinero público. Es inadmisible que las entidades cierren oficinas, echen a la calle a empleados, restrinjan la atención en ventanilla de caja hasta las 11 horas y desatiendan al público en general", afirma José Luis.

También son muchos los que recuerdan que no son solo los bancos los que excluyen a los mayores. "El problema no es solo de las entidades bancarias, ocurre con muchas empresas y en todas las administraciones públicas, y no es solo para los mayores. Es un problema económico, sale más barato no contratar a los trabajadores necesarios para realizar bien su trabajo, y contratar tecnología que, aparte de no cotizar Seguridad Social, falla y no sabe hacer su trabajo. La tecnología, de momento, debería ser un auxiliar del trabajador y no un sustituto", recuerda Encarna. "Esto es como el médico, que te atiende por teléfono como si así viera lo que tenemos. Y los comercios, que quieren que compremos online para que no les molestemos", indica Aurobel.

Todos este movimiento iniciado en Change.org, y al que se han sumado asociaciones de consumidores y de mayores y el Defensor del Pueblo, ha provocado que el Gobierno, por medio de su vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviñohaya urgido al sector bancario a que adopte medidas para garantizar el acceso de las personas mayores de 65 años a los servicios financieros. Una llamada a la atención que los lectores de este diario acogen con cierto escepticismo. "Obras son amores y no buenas razones. Necesitamos hechos, no promesas. Que la banca diga o publique lo que ya ha hecho o fechas concretas de lo que va a hacer para resolver este problema. Que ayuntamientos, diputaciones y demás instituciones digan lo que ya tienen ( y comprueben si es efectivo y funciona) y lo que tienen previsto", mantiene Agustín. "Dicen que lo están estudiando, como otras miles de cosas. Al final nada de nada. ¿Quién pone coto al gremio de usureros?", se pregunta Juan. "A ver si es verdad que ponen los medios para que nos traten a los mayores con un poco de consideración. Es frustrante no saber cómo defendernos con las nuevas tecnologías", se queja Magdalena.

Esta semana hemos conocido que tanto el Ministerio de Economía como el Banco de España se han puesto en contacto con Carlos tras la repercusión de su protesta. En concreto, ha recibido una llamada del secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos Cuerpo, que le ha trasladado una invitación para mantener una reunión en el Ministerio. Igualmente, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha quedado en mantener una conversación telefónica con él este jueves.

 

Regalos de los bancos ¿Cuándo hay mala praxis?

"Nos toman por imbéciles"

Los bancos, por su parte, han reaccionado a esta ola de indignación asegurando que "los servicios financieros están garantizados para toda la clientela, tengan o no experiencia con los canales digitales". Esta afirmación no ha hecho más que calentar los ánimos de los mayores. "Es increíble que digan esa serie de mentiras. Falso, todo eso es falso. El problema es que no todo el mundo tiene internet, no todo el mundo tiene móvil. Y no todo consiste en dar cursitos y tratar al cliente de esta o aquella manera", opina Isabel. "Nos toman por imbéciles. El nivel de mentira es alucinante. No hay prioridad para los mayores o no expertos en tecnologías", clama Montserrat. "Son usureros que quieren ganar dinero a toda costa, reduciendo oficinas, empleados y horarios de atención al cliente. Ignorando si sabemos o no manejarnos con las nuevas tecnologías", manifiesta Pablo A.

Por eso, muchos creen que la única solución pasa por unirse y movilizarse. "Está visto que si los jubilados no nos movemos, no conseguimos nada. Hay que luchar y poco a poco se irán consiguiendo cosas", sostiene Ángel. "Se trata simplemente de que nos traten con dignidad y respeto. Sólo queda unirnos y luchar", apunta Fina. "Igual que nos manifestamos por las pensiones, hay que hacerlo por este asunto", sugiere Concha. No cabe duda de que los mayores han dicho "basta". La mecha ya está prendida y este movimiento apunta a ser imparable.

Sobre el autor:

Andrés Ramos

Andrés Ramos

Andrés Ramos es licenciado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y redactor especializado en temas de política y sociedad. Ha trabajado en diferentes medios, como la agencia de noticias Europa Press o el diario digital La Voz Libre. También tiene estudios en marketing digital, posicionamiento SEO y redes sociales.

… saber más sobre el autor