Consumo

El bulo sobre la pechuga de pavo de Mercadona que se ha extendido en las redes

65ymás

Miércoles 18 de septiembre de 2019

2 minutos

Los aditivos E-407 y E-250 que contiene no son perjudiciales en las dosis en que se comercializan

Productos de pavo marca Hacendado

La industria cárnica lanza constantemente el mensaje de que tanto el jamón cocido, o de York, y la pechuga de pavo son productos sanos y muy saludables para nuestra nutrición. No obstante, no podemos olvidar que se trata de carnes procesadas. Eso sí, procesado no es sinónimo de inseguridad alimentaria, ya que ambos productos pasan estrictos controles sanitarios que garantizan su seguridad cuando llegan a las estanterías de los supermercados. 

Sin embargo, en los últimos meses se ha extendido un bulo en las redes sociales en torno a la pechuga de pavo que comercializa Mercadona bajo su marca blanca, Hacendado. La OCU la sitúa en la cuarta en la lista de sus recomendadas y de ella dice: "El cuarto puesto es para la pechuga de pavo de Mercadona, con un 69% de carne de pechuga de pavo de alta calidad. Aprueba en aditivos y degustación".

El bulo, que ya han compartido y extendido miles de personas, se basa en que este producto contiene aditivo E-407, o carragenano, un espesante natural y gelificante obtenido por extracción de algas marinas rojas con un alto nivel de toxicidad, y también contiene el E-250, nitrito de sodio, un conservante sintético para la prevención de bacterias obtenido por síntesis de hidróxido de sodio y óxidos nitroso y nítrico que, como en el caso anterior, tiene un alto nivel de toxicidad.

Al primero de ellos, el E-407, se le acusa de poder ser cancerígeno y aumentar el riesgo de tumoración en colón y recto, así como de afectar al sistema inmunológico, al hígado y al estómago. Al segundo, E-250, se le achaca de ser potencialmente cancerígeno e inhibir el transporte de oxígeno. Pero una vez dicho esto conviene recordar que los aditivos alimentarios consumidos de forma moderada y en las cantidades que salen de fábrica y en personas que no sean alérgicas, no suponen ningún riesgo para la salud si está autorizado su uso industrial para alimentos concretos.

Este tipo de aditivos son componentes seguros, que han pasado extrictos controles sanitarios antes de su llegada al mercado. De hecho, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó el año pasado que "no se han detectado efectos adversos en estudios de toxicidad crónica en ratas de hasta 7,5 mg/kg por día, la dosis más alta probada y no hubo preocupación con respecto a la carcinogenicidad del carragenano".

Respecto a los nitritos utilizados para favorecer la coloración ligeramente rosada del jamón cocido y el pavo, para ayudar a su conservación e impedir la proliferación de bacterias responsables del botulismo y la listeriosis. Pero la realidad es que estos nitritos no sólo estan presentes en las carnes procesadas, sino también en pescados, frutas y verduras. Siendo cierto que el consumo en niveles elevados de nitritos es responsable de las cancerígenas nitrosaminas, también lo es que la EFSA concluyó que eran seguros a los niveles a los que estamos expuestos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?