Economía familiar

¿Se puede desheredar a un hijo?

María Liébana

Jueves 21 de mayo de 2020

3 minutos

Un heredero forzoso tiene derecho a su parte de la legítima, incluso aunque el testador no lo nombre

¿Se puede desheredar a un hijo?

Uno de los temas que más dudas suscitan sobre el mundo de las herencias es si existe la posibilidad de desheredar a un hijo. Es un tema delicado, muchas veces doloroso y que levanta bastante controversia. Aunque, a pesar de lo que pudiera parecer, la desheredación de padres a hijos se solicita más veces de las que pensamos.

La desheredación es el acto formal por el cual el testador, invocando una causa legal (expresa y taxativamente señalada por la ley) y cierta (que no ha de probarse mientras no sea contradicha, pero que, de revocarse será nula) en su testamento, excluye de su derecho a cualquiera de los herederos forzosos o legitimarios (hijos y descendientes, padres y ascendientes, viudo o viuda). Así lo contempla el Código Civil desde el artículo 848 al 857.

Además, para que la desheredación a un hijo sea efectiva, se ha de dejar expresamente declarado en el testamento, figurando, entre otras cosas, el nombre del desheredado de forma clara.

¿Se puede desheredar a un hijo?

Los ciudadanos españoles no podemos ejercer el libre reparto de nuestros bienes una vez hayamos fallecido, como pudiera parecer lógico y ocurre en otros países, como Estados Unidos, donde una persona puede ejercer su total voluntad a la hora de repartir su herencia. La legislación española contempla que, cuando una persona muere, con independencia de que haya dejado testamento o no, su herencia se divide en tres partes: la legítima, la mejora y la libre disposición, que se han de respetar por ley.

Aquí es importante entender el significado de la parte legítima, que es la que aplica a los hijos. La legítima (como se conoce coloquialmente), es irrenunciable. Ni pueden quitárnosla ni podemos renunciar a ella (antes de que el testador muera, es decir, solo podremos renunciar a ella tras su muerte). Incluso, de no haber renunciado, se podría reclamar con el paso del tiempo.

Con lo cual, un heredero forzoso tiene derecho a su parte de la legítima, incluso aunque el testador no lo nombre expresamente en el testamento. Y siempre será una tercera parte repartida junto con el resto de los herederos forzosos.

Sin embargo, se dan algunas casuísticas por las que la ley permite desheredar a un hijo, y serán los tribunales quien finalmente establezcan si se cumplen o no.

¿Por qué motivos se puede desheredar a un hijo?

Dentro de los casos más comunes en los que se intenta desheredar a los hijos, se encuentran aquellos en los que, tras un divorcio, los hijos se han desentendido del progenitor, o aquellos en los que no se está conforme con el cónyuge. Pero solo en casos muy concretos y contemplados en el Código Civil, un progenitor podría dejar sin la parte legítima a un hijo, y desheredarle. Estos casos son:

  • Haber cometido maltrato con obras o con injurias graves. Aquí también se contemplaría el maltrato psicológico.
  • Haber acusado al progenitor falsamente de un delito (calumnias) que conlleve la cárcel en condena menos o mayor.
  • Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda.
  • Haber sido condenado en juicio por haber intentado obrar contra la vida del testador, de su cónyuge o de sus descendientes o ascendientes.
  • Haber obligado al padre o ascendiente a modificar o realizar el testamento bajo violencia, presiones o fraude.             

¿Si desheredo a mi hijo, desheredo a mis nietos?

Por obvio que parezca, no está demás destacar que, aunque el testador deje por escrito en el testamento su intención de desheredar a un hijo, el hijo no pierde su calidad de heredero. Y es que lo que pierde es su parte de la legítima, pero a todos los demás efectos se le seguirá considerando heredero.

Esto implica que sus descendientes seguirán preservando su derecho heredar. Es decir, desheredar a un hijo, no implica que se deshereda a los nietos.

bigstock Grandparents Teaching Grandchi 364796407

A pesar de todo, debemos tener en cuenta que desheredar a un hijo es un trámite costoso. La realidad es que es muy difícil demostrar las causas que hemos mencionado anteriormente. Y según los precedentes jurídicos, la justicia obra con mayor frecuencia a favor del heredero que del testador.

0

No hay comentarios ¿Te animas?