Pensiones

Pedro Sánchez explora fórmulas para subir las pensiones antes del 10-N

65ymás

Viernes 20 de septiembre de 2019

5 minutos

COOO considera que no es "lo más ortodoxo", pero señala que las pensiones deben subir

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, admitió durante la entrevista en La Sexta de este jueves que se está produciendo una desaceleración y un enfriamiento de la economía, pero prometió subir el Salario Mínimo Interprofesional hasta el 60 por ciento del salario medio, las pensiones con el IPC y también el salario de los funcionarios como pactaron con los sindicatos de la función pública. En este sentido, el diario El Mundo publica este viernes que la intención del Gobierno en funciones es subir las pensiones antes de las elecciones del 10-N vía decreto.

Según esta información, el Ministerio de Trabajo ha trasladado en las últimas semanas consultas a la Abogacía del Estado para contar con respaldo jurídico en el caso de que decida decretar una revalorización de las pensiones conforme al IPC. Sortearía así el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP), la fórmula legal establecida que fija una revalorización del 0,25% mientras la Seguridad Social permanezca en déficit.

No obstante, la portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ha asegurado este viernes que el Ejecutivo no ha consultado a la Abogacía del Estado sobre una posible revalorización de las pensiones antes de las elecciones del 10 de noviembre y, sin aclarar si se aprobará antes o después de los comicios, ha indicado que "hay tiempo" para subir las pensiones de forma que mantengan el poder adquisitivo en 2020. El ministro de Política Territorial y Función Pública, Luis Planas, ha admitido que aprobar la subida del sueldo de los funcionarios antes de las elecciones tendría "carácter electoral".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha insistido en que el Gobierno tiene el propósito de mantener el poder adquisitivo de las pensiones, después de que ayer el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, prometiese subir el SMI hasta el 60% del salario medio, las pensiones con el IPC y también el salario de los funcionarios, a pesar de admitir una "desaceleración y enfriamiento" de la economía.

"Confiamos en que este Gobierno pueda hacerlo, y desde luego lo tiene en sus propósitos", ha remarcado Celaá, quien ha indicado que el Ejecutivo "siempre trabaja dentro de la legislación" y hará lo propio de cara a la revalorización de las pensiones públicas en 2020.

Sin precisar de qué forma y la fecha aproximada de la aprobación de la revalorización, Celaá ha recordado que los comicios se celebrarán el 10 de noviembre y que "hay tiempo" para atender ese extremo. Lo que sí ha aclarado es que la Abogacía del Estado "no ha hecho ningún informe ni se les ha solicitado ningún informe" en relación al poder adquisitivo de las pensiones.

"El día de las elecciones será el 10 de noviembre, hay tiempo para poder observar ese punto y trabajaremos dentro de la ley, pero mantenemos nuestro propósito de atender al mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones. No hay ninguna duda ni en la formación política (PSOE) ni en el Gobierno", ha agregado.

Fuentes gubernamentales han aclarado posteriormente que lo lógico es que no se apruebe la subida de las pensiones hasta después de las elecciones, ya que hacerlo antes comprometería mucho a un hipotético nuevo Ejecutivo distinto al de Pedro Sánchez, si bien reconocen que no han descartado totalmente la posibilidad de hacerlo antes de los comicios.

Pedro Sánchez

Durante la entrevista de este jueves, el jefe del Ejecutivo consideró "evidente" que se está produciendo una desaceleración, un enfriamiento de la economía. Según explicó, es "fruto de la maduración del ciclo económico" debido al crecimiento continuado que se ha producido en los últimos años. No obstante, insistió en que España seguirá creciendo por encima de la media de la zona euro "a buen ritmo", ya que las previsiones de crecimiento "siguen siendo muy positivas".

En cualquier caso, dijo que dará una respuesta "progresista" a ese enfriamiento económico y criticó los recortes que hizo la derecha en los últimos siete años, que han provocado, según dijo, "injusticia social", precariedad y una devaluación de los salarios y de las condiciones laborales de los trabajadores.

Aunque, eso sí, precisó que esa respuesta progresista tendrá que ser combinada con la ortodoxia económica porque España tiene que cumplir con los objetivos de déficit y deuda marcados por la Unión Europea.

Por ello, se comprometió a seguir subiendo el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y a cumplir con el compromiso de situarlo en el 60 por ciento del salario medio como marca la carta social europea.

En cuanto a las pensiones, Pedro Sánchez se compromete a subirlas con el IPC después, ha dicho, del aumento de este año para recuperar el poder adquisitivo perdido en los años 2017 y 2018. Además, promete mantener la subida salarial para los funcionarios comprometida con los sindicatos de la función pública.

Pedro Sánchez

CCOO: "Las pensiones deben subir"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha indicado este viernes que utilizar la vía del real decreto para actualizar las pensiones o el salario de los funcionarios no es "lo más ortodoxo", pero ha afirmado que el Gobierno, aunque esté en funciones, tiene que cumplir con los acuerdos de Función Pública o con su compromiso de subir las pensiones más del 0,25%.

Sordo, en declaraciones en RNE recogidas por Europa Press, apuntó que los empleados públicos y los pensionistas de este país "no pueden pagar la incomprensible convocatoria de elecciones y seguir otros seis meses con un Gobierno en funciones".

El líder sindical, que aseguró que es urgente adoptar medidas para generar empleo de calidad y corregir las "reformas de la austeridad", advirtió de que España está entrando en una fase de desaceleración y, en este contexto, apeló a la necesidad de seguir elevando los salarios, ya que, a su juicio, es uno de los elementos que ha permitido que la economía española se comporte mejor que otros países del entorno.

Unai Sordo, secretario general de CCOO.

Sobre la repetición electoral, animó a los trabajadores a acudir a las urnas el próximo 10 de noviembre, ya que las clases más desfavorecidas son las que necesitan más a las instituciones, y enmarcó las palabras de Pedro Sánchez, de que no dormiría con Podemos en el Gobierno, en dicha campaña electoral.

"Yo ya interpreto estas salidas de tono con la idea de ir preparando los malditos relatos para la campaña electoral", indicó Sordo, tras afirmar que las palabras de Sánchez "no parecen muy lógicas" cuando en julio la propuesta del PSOE era un Gobierno de coalición.

"Les pido que hagan un ejercicio de autocrítica sobre la negociación, que sean conscientes de que el mapa político está fragmentado y que hay que llegar a acuerdos. Los ciudadanos de izquierdas tienen un cabreo bastante monumental y este escenario no se puede volver a repetir; España necesita un Gobierno de orientación progresista para cambiar políticas que han creado mucha desigualdad", reiteró.

CEOE: Contrato de adhesión

Por su parte, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también en declaraciones a RNE, se mostró partidario de subir las pensiones, pero cuestionó el uso del decreto, ya que a diferencia de un proyecto de ley, es "como un contrato de adhesión", al que te sumas o no sin debate.

En este sentido, afirmó que es "increíble" que el Pacto de Toledo "saltara por los aires" en la anterior legislatura y que todavía no se haya vuelto a convocar, y añadió que la patronal está a favor de que suban las pensiones, pero es preciso debatir cómo se puede hacer.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

Sobre la falta de Gobierno y la convocatoria electoral, Garamendi apuntó que un Gobierno estable genera confianza y eso hace que los consumidores compren o que los empresarios inviertan y contraten. En este sentido, afirmó que el año pasado los contratos indefinidos crecían a un ritmo del 19% y este año están cayendo al 18%. "Eso es confianza, indefinición", reiteró.

De cara al resultado de las próximas elecciones, Garamendi reconoció que los empresarios se siente "más cómodos" con un gobierno de centro-izquierda o centro-derecha, ya que defienden la "moderación y las políticas moderadas", y añadió que la CEOE trabajará con el Gobierno que salga de las urnas. "Nosotros volveremos a pedir responsabilidad porque no se puede mantener el bloqueo", subrayó.

0

No hay comentarios ¿Te animas?