Pensiones

Temor a que la crisis post-coronavirus imponga de nuevo la congelación de pensiones

Pepa Montero

Foto: FACEBOOK COESPE

Lunes 30 de marzo de 2020

6 minutos

El aumento de la deuda compromete cualquier decisión de más gasto en pensiones, según los expertos

Temor a que la crisis post-coronavirus devuelva a España a la congelación de pensiones

El Estado presta 13.830 millones a la Seguridad Social para asegurar el pago de las pensiones

El pago de las pensiones está garantizado, pese a la cuarentena por el coronavirus

Certificado de pensiones de la Seguridad Social: qué es y cómo obtenerlo

El Pacto de Toledo arranca con el reto de sanear las cuentas y decidir cómo subirán las pensiones

¿Qué son las pensiones por muerte y supervivencia y qué tipos existen?

Pensión del autónomo: ¿con qué otras pensiones o ingresos es compatible?

Así queda la cuantía de las pensiones no contributivas en febrero

Pensiones no contributivas: ¿Cómo y quiénes pueden solicitar la ayuda para el alquiler?

LEE AQUÍ Coronavirus: Número de contagiados, fallecidos y recuperados en España y el mundo en tiempo real

 

Tanto el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social (@inclusiongob) como los expertos consultados por 65YMás son rotundos al afirmar que en estos momentos no existen problemas para el abono de las pensiones de la Seguridad Social (@info_TGSS), pese al parón económico, empresarial y laboral durante semanas por la pandemia del coronavirus. No existen problemas de liquidez, y el pago de las pensiones está garantizado, así como la subida del 0,9% aprobada para 2020.

Pero, ¿qué sucederá en 2021 con la revalorización de las pensiones? ¿Se hará con arreglo al IPC real, como ha prometido el Gobierno de Pedro Sánchez? ¿Cómo impactará en las cuentas de la Seguridad Social si esta pandemia se prolonga en el tiempo más allá de lo previsto por el Ejecutivo?

Enrique Devesa, doctor en Economía por la Universidad de Valencia, afirma que la crisis actual, "seguro que va a ralentizar el crecimiento y que va a generar más déficit", pero es muy difícil calibrar su impacto hasta que no se conozca el tiempo que va a durar. En cuanto a si España podrá mantener o no la prometida revalorización de pensiones de acuerdo al IPC, este economista, que ha formado parte del Informe del Comité de Expertos sobre el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones, a propuesta del Consejo de Ministros, considera que “habrá que esperar hasta final de año. El Gobierno ya dijo que su intención es hacerlo con el IPC, pero todo puede cambiar según las necesidades de otros pilares del Estado de bienestar, por ejemplo sanidad”. 

 

Raymond Torres, director de Coyuntura de Funcas (@FUNCASES), afirma que el parón de la economía y la crisis sanitaria "inevitablemente agravarán el déficit, tanto de la Seguridad Social como del conjunto de las Administraciones Públicas". Respecto al temor a que se queden en el aire la revalorización de las pensiones y otras medidas a debate en el Pacto de Toledo, Torres recuerda que "la reforma del sistema de pensiones y de su financiación es una tarea pendiente. La actual crisis sanitaria abre un paréntesis, porque no se espera que el diálogo en torno a esas reformas avance a corto plazo. Entre tanto, y para el presente ejercicio, las pensiones ya se han revalorizado con el IPC”. Sobre el año 2021 y más allá, solo queda especular.

La crisis llama otra vez a la puerta de los pensionistas

La tremenda crisis económica que sufrió España (y el mundo) a partir de 2008 afectó a los pensionistas con la congelación total de las pagas en 2011, con subidas del 1% en los dos años siguientes, y al fin la congelación de las prestaciones durante cuatro años consecutivos, ya que la reforma de las pensiones de 2013 aprobó el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) del 0,25%, que fue lo que aumentaron las pagas de los pensionistas entre 2014 y 2017.

Precisamente, este índice del 0,25% es el mecanismo de revaloración que sigue vigente en España, pese a que las asociaciones de pensionistas y jubilados han hecho de su derogación el principal caballo de batalla. En las negociaciones del Pacto de Toledo, ahora inactivo por la pandemia, se preveía eliminar al fin este índice y consagrar la revalorización de acuerdo al IPC real. Incluso el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, se había comprometido a ello.

Ahora, el temor es precisamente que la nueva crisis provocada por la pandemia del coronavirus deje en el aire las propuestas y promesas y devuelva a los pensionistas a la congelación de pagas que ya sufrieron durante la cisis anterior.

 

El aumento de la deuda compromete cualquier decisión de mayor gasto en pensiones

A corto plazo, en 2020 los pensionistas van a seguir teniendo sus pagos, con la revalorización que se ha acordado. El problema es que "por mucho que la Unión Europea flexibilice el cumplimiento de los objetivos de deuda, el gasto público que supondrán todas las ayudas a trabajadores, parados, empresas, etc, y todo lo que se va a dejar de ingresar por estos meses de inactividad (las empresas no generan IVA y por tanto no pagan impuestos…), ponen en una situación más delicada las cuentas públicas", razona Pau Monserrat (@pmonserrat), profesor de Economía Financiera de la UIB y economista de Enfintech (@Enfintech_com). 

Para este experto, la crisis que se vislumbra a consecuencia de la pandemia "compromete la toma de decisiones que impliquen un mayor gasto en pensiones, compromete por ejemplo la revalorización de las pensiones según el IPC, porque financieramente será aún más difícil hacerlas sostenibles", pronostica Monserrat.

 

Coespe en defensa de la  Sanidad pública

 

Más optimista es Iñaki Ortega (@InakiOrtega), director de Deusto Business School (@deustoDBS), para quien esta emergencia sanitaria está teniendo profundas consecuencias económicas y también cambiará el panorama de las cuentas públicas. "Una de las lecciones que estamos aprendiendo de esta pandemia es la fragilidad de las instituciones que nos hemos dotado en relación con el envejecimiento: residencias y sistema sanitario principalmente. Por todo lo anterior me atrevo a sostener que el futuro en lo relativo a las pensiones pasará por reforzar a través de esta herramientas a las personas más mayores, con una mayor dotación y más coberturas. Solo así evitaremos nuevas crisis y solo así no agrandaremos la brecha entre los mayores y el resto de la población que estos días se está haciendo insalvable además de inasumible éticamente.

A corto y medio plazo, José Ignacio Conde-Ruiz (@conderuiz),  subdirector de Fedea, considera que las pensiones están completamente garantizadas, así como su poder adquisitivo. Para el largo plazo, este economista, miembro del Foro de Expertos del Instituto Santalucía (@santalucia_inst) , defiende que el Pacto de Toledo debería abrir el debate sobre la adopción de un sistema de cuentas nocionales, “que es un sistema de reparto, como el que tenemos actualmente, pero se adapta mejor a las nuevas realidades demográficas". Es, además, un sistema muy flexible que permite compatibilizar empleo o seguir trabajando y percibiendo la pensión. 

Los pensionistas no cejan en sus reivindicaciones

La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (Coespe @pensionazo_no), ahora en pausa por el Covid19, no está dispuesta sin embargo a cejar en sus reivindicaciones: subir las pensiones mínimas, SOVI, no contributivas, viudedad e incapacidad igualadas al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

 

Coespe dice No al 0,25%

 

Para Coespe, hay dos medidas irrenunciables: la revalorización automática de las pensiones con relación al IPC real y la recuperación económica de lo perdido desde el año 2011. En su último comunicado, emitido tras el anuncio de medidas económicas extraordinarias por parte del presidente Pedro Sánchez, Coespe insta al Gobierno a “dar un paso más allá de sus últimas propuestas. No se trata de adoptar solo medidas coyunturales, es el momento de proponer medidas estructurales. Esta crisis, como la de 2008, no serán las únicas”.

Cómo afecta un ERTE a quien está a punto de jubilarse

La emergencia causada por el coronavirus afecta a todas las capas de la población, pero a los mayores los golpea con más intensidad, a los pensionistas y jubilados, y también a quienes están a punto de retirarse. 

Robert Gutiérrez, portavoz de Lefebvre (@Lefebvre_ES), la editorial líder en España en información jurídica, detalla a 65Ymás que, en caso de sufrir un ERTE en estos momentos, "mientras se percibe la prestación por desempleo se cotiza para la jubilación; el SEPE se encarga de ingresar las cotizaciones por esta contingencia. Además, la cotización se produce tomando en consideración el promedio de las bases de cotización de los últimos seis meses. Por tanto, el ERTE no va a afectar a las personas que tengan previsto jubilarse próximamente". Si mientras dura la vigencia del ERTE el trabajador alcanza la edad legal de jubilación, podrá jubilarse en ese momento.

1
Isidro Hace 6 meses
44 años trabajando y cotizando para esto.... Pero los politicos si que saben subirse el sueldo automaticamente..País ¡¡¡