Futuro de las pensiones

La brecha de género en las pensiones, atascada: aumenta la desigualdad y empobrece a la mujer mayor

Beatriz Torija

Lunes 8 de marzo de 2021

11 minutos

Reclaman corresponsabilidad en el hogar y cambios en las empresas

La brecha de género en las pensiones, atascada: aumenta la desigualdad y empobrece a la mujer mayor
Beatriz Torija

Lunes 8 de marzo de 2021

11 minutos

El sistema público de pensiones no sólo reproduce las desigualdades del mercado laboral, sino que las incrementa. Si la brecha salarial se sitúa en el 22%, en las pensiones se sitúa en el 34%. Un problema que difícilmente solucionará el nuevo complemento de maternidad aprobado del Gobierno, según diferentes expertos, si no se producen otros cambios en las políticas públicas de apoyo a la conciliación, pero también en el seno de las empresas y en nuestro propio hogar.

El origen de la desigualdad: el mercado laboral

Hay una brecha, “entre los salarios de los hombres y las mujeres, que se detecta perfectamente cuando se produce el nacimiento del primer hijo y que aumenta durante los primeros años”, explicaba el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (@inclusiongob), José Luis Escrivá durante la convalidación en el Congreso del RDL 3/2021. Una diferencia “que no se corrige cuando los hijos son ya mayores y que, al consolidarse en el tiempo, hace que las cuantías de las pensiones de las mujeres y los hombres acaban siendo muy diferentes”.

“Cuando nace nuestro sistema de pensiones, las mujeres apenas se habían incorporado al mercado laboral, y esto nos lleva a la situación actual”, apunta Mercedes Ayuso, Catedrática de Economía en la Universidad de Barcelona.

“Los salarios medios de las mujeres son inferiores a los de los hombres, por igual trabajo, en un 22%” apunta José Manuel Jiménez, director del Instituto Santalucía durante la Conferencia ‘Brecha de género: desigualdad laboral y pensiones. El desafío de lograr una equidad real’ organizado por la plataforma de investigación y debate de Santalucía Seguros.

Y aún hay un efecto más perverso, y es que no hay solo una brecha. Como apunta la Catedrática de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, Luisa Fuster, “existe una brecha en el salario por hora trabajada, hay otra brecha en la participación de la mujer en el mercado laboral y una última brecha en el número de horas que la mujer trabaja respecto al hombre”.

luisa fuster brecha de las pensiones

La COVID-19 ha golpeado especialmente a las mujeres. Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (@empleogob), el desempleo femenino ha crecido más del doble y también son más las que están en ERTE. “El coronavirus ha puesto de manifiesto que las mujeres en España, cuando no ocupan puestos de responsabilidad, de la de verdad, trabajan en puestos ‘complementarios’ a los ingresos de la unidad familiar, con jornadas reducidas en muchas ocasiones” señala Nuria Chinchilla (@NuriaChinchilla), titular de la Cátedra ‘Carmina Roca y Rafael Pich-Aguilera’ de Mujer y Liderazgo y Fundadora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School. Como además somos una población envejecida, se están quedando fuera del mercado mujeres mayores de 50 años, que serán sustituidas por universitarias sin trabajo y menor sueldo. La reforma laboral del 2012 no fue la panacea, pero hasta ahora no hemos visto propuestas que aborden realmente la brecha salarial de género, el edadismo y la protección a la familia, añade.

Las pensiones de las mujeres, hasta 525 euros menos

tabla pensiones febrero 2021 seguridad social

 

A pesar de que la pensión media ha subido, se mantienen las diferencias entre hombres y mujeres. Para todos los grupos de edad, la pensión media en España en febrero se situó en 1.029 euros mensuales, según los datos publicados por la Seguridad Social. Sin embargo, la pensión media de los hombres fue de 1.250 euros, mientras que la de las mujeres sólo fue de 826 euros, lo que supone un gap del 34%, o 366 euros menos al mes, de media.

En el grupo de edad de 65 a 69 años, la pensión media llega a su valor más alto: 1.270 euros, con un nivel de desigualdad del 26% entre hombres y mujeres. El mayor desequilibrio se produce en el tramo de edad comprendido entre los 75 y los 79 años, en el que las pensiones que la mujer percibe, son un 41% menores a las percibidas por los hombres. La pensión media de los varones es de 1.304 euros, mientras que la percibida por las mujeres es de 779 euros. Esto es, 525 euros menos, de media.

Entre los 55 y 59 años la brecha de las pensiones entre hombres y mujeres alcanza el 25%, y un punto más, el 26%, entre los 60 y los 69 años. En el tramo de edad comprendido entre los 70 y los 74 años la brecha se dispara hasta el 36%, para alcanzar su máxima diferencia (41%) entre los 75 y 79 años. Entre los 80 y 84 años el gap de las pensiones recibidas por hombres y mujeres se sitúa en el 38%, para bajar al 34% a partir de los 85 años.

Al analizar estas cifras, conviene observar la tabla completa y cada una de las pensiones porque la trampa estadística de las medias oculta profundas diferencias para las mujeres. “Nuestras pensiones tienen unas asimetrías tremendas que no aparecen cuando miramos las medias”, señala Mercedes Ayuso, Catedrática de Economía en la Universidad de Barcelona. “Para las mujeres, hay una concentración por debajo de las medias que es muy relevante”.

 

Mujeres pensionistas

Las pensiones de jubilación ponen en riesgo a las mujeres mayores de 80 años

Si nos detenemos específicamente en la pensión de jubilación, la brecha se sitúa en una media del 34%. La pensión media de jubilación fue en febrero de 1.184 euros, siendo la de los hombres de 1.363 euros y la de las mujeres de 908 euros, según los datos de la Seguridad Social.

Sin embargo, la diferencia se dispara en el caso de las mujeres con más de 80 años. Ellas reciben una pensión de jubilación un 43% menor a la de los hombres de esa misma edad. Para ellas, la pensión de jubilación a partir de esa edad es inferior a los 700 euros (671 euros entre los 80 y 84 años y 621 euros a partir de los 85), lo que supone situarlas al borde de la pobreza y poner en riesgo su salud.

 

tabla pensiones jubilacion febrero 2021 seguridad social

Las luces y las sombras del Complemento de maternidad aprobado por el Gobierno

Maternidad y pensiones (José Luis Escrivá). foto: Europa Press

 

El Gobierno acaba de poner en marcha el ‘Complemento para reducir la brecha de género en las pensiones’ tras la convalidación en el Congreso del Real-Decreto-ley 3/2021, de 2 de febrero. “Deberíamos separar, en primer lugar, la parte mediática de la legislación real” señala Nuria Chinchilla. “No es una ley nueva, sino la modificación de una norma que entró en vigor en 2016 tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que determinó que era discriminatoria”, añade.

Precisamente por esa sentencia, una de las novedades del nuevo complemento es que también podrán solicitarlo los padres. La principal novedad es, sin embargo, que no habrá que esperar al segundo hijo para solicitarlo. La cuantía está fijada en 378 euros anuales por hijo a partir del primero y hasta un máximo de cuatro. “El objetivo del complemento es trabajar sobre la desigualdad”, señala Mercedes Ayuso. “No es un porcentaje de la pensión, sino una cuantía fija, y esto puede tener una importancia alta en el caso de las pensiones más bajas, lo que es destacable”, añade.

La norma anterior “solo daba compensaciones a partir del segundo hijo”, ha defendido Escrivá en el Congreso. “Este hecho chocaba con la evidencia internacional y con los datos recopilados por la Seguridad Social que muestran que la brecha de genero aparece y tiene su mayor importancia con el nacimiento del primer hijo”. Para Mercedes Ayuso, el complemento de maternidad “es valiente en cuanto a su diseño, porque ataca directamente a la brecha”, y coincide en que “el primer hijo frena la carrera laboral de la mujer”.

Por su parte, Nuria Chinchilla pone el acento en que “no está limitada la base de cotización de pensión pública que percibas, pero sí está limitado al número de hijos, es decir, no están exentas las pensiones máximas, pero sí el número de hijos. ¿Queremos apoyar a las familias o queremos ser China y penalizar la natalidad a partir de un número de hijos?”

La brecha de las pensiones no acabará sin otras medidas, y cambios en la empresa y en casa

Según la última encuesta del INE, la mujer dedica dos horas más cada día a tareas domésticas. Es la eterna doble jornada que sigue recayendo sobre los hombros de las mujeres. “El objetivo debe ser el reparto de las tareas no remuneradas, esto es, el cuidado de los hijos y las tareas domésticas”, Luisa Fuster. Mientras no sea así, no lograremos cambiar las cosas. Porque “la mujer busca puestos de trabajo con horarios flexibles, precisamente porque tiene esa dedicación a las tareas domésticas, y esos puestos no son los mejores pagados”, añade.

Desde el punto de vista cultural, en efecto “hay que normalizar la corresponsabilidad”, apunta Mercedes Valcárcel, Directora general en Fundación Generation Spain y miembro del Board del SAAT de Tríodos Bank. “También hay un componente cultural muy potente en los roles dentro de la empresa”, apunta. Aún hay “mucho recorrido por hacer en relación a la cultura empresarial, las empresas deben dejar a un lado el presencialismo y deben mostrar auténtica preocupación por las personas

En la misma línea, Nuria Chinchilla reclama “medidas de conciliación y flexibilidad en las empresas, apoyo desde las administraciones y formación e información a los agentes sobre productividad en entornos flexibles. Y especialmente ahora, apoyo a medidas de trabajo en remoto”

Y, por supuesto, hay que abordar la brecha de las pensiones y el fomento de la natalidad al mismo tiempo. “Suecia nos puede dar una lección”, recuerda Luisa Fuster. “Tiene mayor natalidad y un sistema de pensiones sostenible”.

¡Ojo! La falta de conocimientos financieros también afecta a la pensión

El Banco de España ha constatado que sigue existiendo una brecha de género "notable" en conocimientos financieros, de la que el 40% se atribuye a rasgos sociodemográficos, habilidades genéricas, interés por las finanzas y normas sociales, mientras que el 60% "sigue sin explicación".

La Encuesta de Competencias Financieras refleja que los hombres responden mejor preguntas básicas sobre inflación, tipo de interés compuesto y diversificación del riesgo, mientras que las mujeres tienden a responder que "no saben" más que los hombres.

 

mercedes ayuso brecha pensiones

 

“A las mujeres nos falta la visión global de toda nuestra vida. Porque la educación y la vida laboral de las mujeres determinará su pensión futura”, apunta Mercedes Ayuso. En efecto, un buen nivel de conocimientos financieros ayuda a las personas a tomar mejores decisiones a lo largo de su vida laboral, lo que redundan, en último caso, en una mejor pensión de jubilación.