Al aire libre

Excursión a Frías, una espléndida ciudad burgalesa que te va a sorprender

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de agosto de 2019

2 minutos

Incluida entre las localidades más bonitas de España, recorrer su casco histórico es un placer

Frías

Frías, al norte de la provincia de Burgos, en la Comunidad de Castilla y León (@CyLesVida) se impone con su silueta “imposible” haciendo equilibrios sobre uno de los peñascos que dan forma al Parque Natural de los Montes Obarenes. Enclavado en el Valle del Ebro, su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico invita a hacer un recorrido desde el antiguo Castillo Fortaleza de los Velasco, reconstruido en el siglo XV por Alfonso VIII, hasta la iglesia de San Vicente, al otro extremo de la ciudad (que no pueblo).

Frías

Qué ver, qué hacer y qué no perderte un día en Frías

Cuando veas los paisajes que rodean a este lugar y compruebes la cultura y la historia que encierran sus murallas medievales, un día en Frías te sabrá a poco. Recorrer las calles principales, como la del Mercado, que termina en la plaza del ayuntamiento, o la de Abundio Fernández, que escala por la ladera y te lleva al corazón de Frías es un verdadero placer. Luego, solo tienes que dejarte llevar por el encanto de una ciudad de calles empedradas y casonas de piedra y entramado de madera que se asoman al risco, sin complejo alguno respecto a las famosas casas colgadas conquenses.

En el paseo hay tres paradas imprescindibles que no puedes pasar por alto:

  • El Castillo de Frías. Es una de las primeras fortalezas construidas en el siglo X que, a lo largo de la historia, ha sufrido distintas modificaciones. Su torre del homenaje encaramada a un espectacular roquedo que asoma al valle de Tobalina, es seña de identidad de la localidad. Planta cuadrada pero irregular, patio de armas, torres circulares, doble muro, foso… un recorrido por el majestuoso castillo es punto claveen cualquier visita.
  • El Puente Medieval. Sorprende a todo el que se acerca a él con sus espléndidos 9 arcos que atraviesan en río Ebro y con su torre de planta pentagonal rematada por almenas. El puente tiene su origen en la época romana, pero fue varias veces reconstruido durante el Medievo. Su armoniosa estampa es una de las postales imprescindibles de Frías.
  • Iglesia de San Vicente. Justo en el extremo opuesto al castillo, se encuentra esta iglesia románica rematada con detalles de estilos arquitectónicos posteriores. Su torre fue  parcialmente reconstruida a principios del siglo XX. Merece la pena visitar su interior y contemplar los valiosos retablos que conserva.

Además de disfrutar del recorrido, tienes que aprovechar para saborear la rica gastronomía de la zona (ese cordero y esas morcillas) y si dispones de tiempo, descubrir alguno de los parajes naturales más bellos de los Montes Obarenes, en el extremo occidental de la Cordillera Cantábrica. Hacerlo es fácil tomando alguno de los múltiples senderos que parte de esta bonita ciudad burgalesa con siglos de historia.

0

No hay comentarios ¿Te animas?