Ocio

¿El efecto influencer se desinfla?

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Sábado 3 de abril de 2021

8 minutos

Los influencer se han convertido en un mercado perfecto para que las marcas lleguen al público nicho

¿El efecto influencer se desinfla?
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Sábado 3 de abril de 2021

8 minutos

En artículos anteriores os hemos ido hablando de nuesvas aplicaciones o redes sociales que han surgido durante el confinamiento, como TikTok, o polémicas en torno a algunos personajes por su cambio de residencia a Andorra. Estas personas son las llamadas “influencers”, un nuevo grupo que ha surgido al calor de las redes sociales.

El poder se Instragram, Twitch, Facebook o Tiktok son indiscutibles. Son plataformas de entretenimiento que han enganchado a millones de personas y encumbrado a quienes elaboran contenido, de todo tipo, y lo publican para sus fans o followers. Durante meses han ido creando una comunidad que se retroalimenta, que crean vocabulario propio y llaman a las marcas. Y es que las empresas han visto cómo estos influencers son una herramienta espectacular para conseguir llegar a públicos muy definidos. No es de extrañar por tanto que este grupo de personas, reducido ya que al igual que los grandes actores lograr posicionarse en estar redes es muy difícil, cobren grandes sumas de dinero por publicar contenidos.

 

Dulceida es una de las influencer más conocidas a nivel nacional por su trabajo y dedicación y por saber conectar con sus seguidores


Unas sumas de dinero que cada vez son más y más elevadas, y puede llevar a pensar en las famosas “burbujas”. ¿Cuándo explotará la de los influencers?

Expertos en marketing digital apuntan que no solo dependerá de ellos, sino de las marcas que los utilizan. Las empresas se guían por el volumen de seguidores que tienen las personas, por lo que les proponen colaboraciones sin pensar si este influencer de verdad tiene influencia. En ocasiones se ha visto que el dinero invertido en una campaña publicitaria con una persona no se ha traducido en “clics de venta”.

A este problema se le suma que cada vez más personas quieren lograr esta “fama express” por lo que se abren cuentas en redes sociales, en las que pagan por tener seguidores fake y llamar la atención de las marcas. Y es que no se trata de conseguir un número elevado de followers y luego hacer negocio, sino de tener un perfil que sea influyente siendo natural.

Todo ello está generando un hartazgo en los seguidores. La respuesta que deben dar los influencers es saber reconvertirse, ya que cada vez hay más jóvenes que crecen con este entretenimiento y sabrán distinguir entre algo original y un fake. Las redes sociales también deberánactualizarse si quieres ivir en u mundo digital en el que todo cambia constantemente. Lo pudimos ver con el cierre de Messenger o Tuenti y con los coletazos de Facebook. Renovarse o morir.