Gastronomía

Si te encanta el vino y el queso, sigue estos consejos para lograr un buen maridaje

Carlos Zapatero

Domingo 14 de abril de 2019

2 minutos

De la elección del sabor dependerá el gusto final de la combinación de ambos productos

¿Sabes cómo acertar con el maridaje de vinos y quesos? (big stock)

Un buen maridaje es aquel en el que alimento y bebida, lejos de ocultar sus respectivos sabores, potencian el de la pareja. Para escoger una buena combinación cuando lo hacemos con el vino y con el queso solo hay una clave: conocer a la perfección las características de cada uno de ellos.

Un buen maridaje depende de muchos factores

En contra de la creencia general, el sabor no es el único factor que debemos tener en cuenta en el momento de elegir el maridaje perfecto. En los quesos, además del sabor, es importante que tengamos claros los siguientes conceptos para poder casarlo con el vino adecuado:

  • Materia prima de elaboración: leche, vaca, oveja…
  • Sistema de elaboración: corteza lavada, corteza no lavada, enmohecido, pasta prensada…
  • Maduración: Edad del queso.

En lo referente al vino, hay que tener en mente otros dos factores: por un lado, la variedad de la uva con la que está fabricado, y por otro, las diversas formas de elaboración del mismo (jóvenes, dulces…).

Una pequeña guía de maridaje

En líneas generales, y sin entrar en un análisis pormenorizado, estas son las opciones más comunes:

  • El vino tinto, uno de los más populares, dependerá de su maduración para escoger el queso con el que puede realzar su sabor. En el caso de que se trate de un tinto con cuerpo, estará bien maridado con queso de cabra, oveja o de vaca. En los casos en los que se trate de un tinto joven, tendríamos que combinarlo con quesos que no sean capaces de absorber el sabor del vino. Un buen ejemplo serían los quesos cántabros o gallegos de sabor muy suave.
  • En los vinos blancos la combinación es algo diferente. Dependiendo de si son afrutados o secos, el maridaje tendría que ser distinto. Un vino blanco afrutado puede combinar bien con quesos de corteza enmohecida, con un sabor muy ligero. Sin embargo, en los vinos secos, lo mejor para potenciar su sabor es casarlos con quesos muy tiernos. Preferiblemente de vaca o de cabra. Para este tipo de vinos, es preferible no hacer uso de los quesos de oveja. 

¿Cómo se tiene que preparar el maridaje?

Además de la combinación que escojamos, son importantes las condiciones de conservación de ambos productos para poder maximizar el resultado del maridaje. Es recomendable que los vinos blancos se conserven en torno a los 7 o 9ºC. Por el contrario, los vinos tintos tienen que servirse con una temperatura alrededor de los 13 a los 15ºC.

En lo referente al queso, la única precaución que hemos de tomar es que tiene que retirarse de la nevera de entre 30 a 60 minutos antes de servirlo. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?