Gastronomía

Cursos de catas de vino, ¿qué deben incluir y dónde se pueden hacer?

Teresa Rey

Domingo 24 de febrero de 2019

2 minutos

Un curso de cata de vinos se puede hacer en una vinoteca o en una bodega, es didáctico y entretenido

¿Qué son los vinos ecológicos, naturales y biodinámicos?

Si te gusta el vino, una forma de conocerlo con más profundidad es hacer un curso de cata. Lo normal es escoger en porimer lugar uno de iniciación, en donde te enseñarán elementos básicos y esenciales para hacer una cata correcta en cualquier momento. Hay escuelas específicas donde se dan estos cursos, y también bodegas que los organizan y a las que puedes asistir aprovechando un viaje a una zona vitivinícola.

Qué voy a aprender

Una manera de acercarse a los vinos es saborearlos, olerlos y degustarlos para encontrar matices que, si no nos los descubren los expertos, probablemente jamás los reconoceríamos. Esto es básicamente lo que ofrecen los cursos de cata de vinos de iniciación. Hay que partir de la idea de que son cursos que en unas horas nos tienen que ofrecer una visión completa de cómo se hace una cata de vinos, pero de una manera amateur, en ningún caso profesional.

Cada curso de cata de vino está estructurado de una forma similar aunque se pueden presentar variaciones, en función de si lo hacemos en una vinoteca, academia especializada o bodega.

Elige el lugar

En el caso de que optes por una bodega, conocerás in situ cómo son los viñedos y el proceso de elaboración del producto. Después, se procederá a la cata de varios vinos, normalmente entre cuatro y seis caldos, que serán de la bodega en cuestión. Lo aconsejable es que incluyan una parte teórica, una visita a las instalaciones y a continuación la cata. En ocasiones se incluye algo de comer.

Si acudes a una vinoteca o academia especializada, la única diferencia respecto a la opción anterior, es que no tendrás un viñedo que recorrer. Sin embargo, sí se debe dar una parte explicativa de todo el proceso de elaboración de los vinos y después realizar una serie de catas de diferentes caldos.

En todos los casos, tienen que aportarte algún documento que recoja al menos los aspectos importantes de una cata para principiantes. Es más, lo ideal es que el curso lo imparta un sumiller o una persona con la suficiente cualificación.

Existen también cursos de cata de vinos a distancia u online, pero precisamente lo más atractivo de este tipo de clases es el contacto con la propia bebida. Las catas comprenden varios sentidos, el de la vista, el gusto y el olfato, por lo que no estar presentes implica perderse las degustaciones y acercarse a todas estas sensaciones, de modo que esto resta valor al aprendizaje. Como complemento a lo aprendido, sí resultan una opción interesante.

0

No hay comentarios ¿Te animas?