Gastronomía

Las claves para iniciarte en el mundo de la repostería casera, ¿te animas?

Mariola Báez

Sábado 14 de marzo de 2020

2 minutos

Elaborar ricos pasteles es una actividad que puedes hacer solo o compartir con quien quieras

Claves inicio en repostería (bigstock)
Mariola Báez

Sábado 14 de marzo de 2020

2 minutos

La alta repostería requiere unos conocimientos y un dominio de técnicas específicas al alcance de unos pocos. Sin pretender llegar a esos niveles, en casa puedes intentar hacer recetas sencillas: galletas, madalenas, un bizcocho, alguna tarta… porque el mundo de la pastelería es tan fascinante como entretenido y, seguramente, cuando te salga tu primera gran creación, no habrá quien te pare. Hacer pasteles caseros tiene muchas ventajas, entre ellas saber que vas a elaborar un dulce con los ingredientes que tú quieras, de la manera más natural posible y adaptándolo, si es preciso, a tus necesidades concretas (diabetes, sobrepeso, enfermedad celiaca…).

A nivel nutricional, salvo indicación médica, un pastel de vez en cuando no hace mal a nadie. Son muchos los estudios nutricionales que recuerda la importancia de la ingesta adecuada de carbohidratos en una dieta equilibrada, entre ellos los que recoge en su web la Confederación Española de Empresarios Artesanos de Pastelería (CEAAP)

tarta a capas trucos para hacer pasteles como un profesional

Si quieres hacer pasteles en casa, ¿por dónde empezar?

Si te apetece probar tus dotes como repostera/o tienes algunas recetas, como la que de los muffins, tan de moda, que se basan en ingredientes que tienes en casa: leche, huevos, azúcar, mantequilla, harina... poco más. Puedes empezar cuando quieras –no importa la edad que tengas o si llevas mucho sin pasar tiempo en los fogones–, teniendo en cuenta algunos de estos consejos para principiantes absolutos.

  • Las medidas. Seguirlas de manera estricta es fundamental en cualquier receta de este tipo. Calcular “a ojo” es el paso previo al primer fracaso. Necesitas una báscula de cocina y un vaso medidor para estrenarte en la repostería con garantías de éxito. Pesar y medir (si se trata de líquidos) cada alimento que vayas a utilizar es imprescindible.
  • La temperatura. Es un ingrediente más, invisible pero básico. Por norma general, a la hora de hacer cualquier mezcla o masa, la mayoría de los ingredientes han de estar a temperatura ambiente. Es importante, por ejemplo, si vas a utilizar huevos, sacarlos media hora antes de la nevera. Lo mismo ocurre con la mantequilla y con otros alimentos que habitualmente se conservan en el frigorífico.
  • El horno. Fundamental para múltiples recetas de dulces y pasteles. No olvides seguir las indicaciones de la receta sobre el precalentado y cumple con exactitud los tiempos y las temperaturas determinadas. De esas dos variables depende el resultado. No abras constantemente el horno para comprobar si el bizcocho va bien o no (típico), solo conseguirás alterar esa temperatura esencial para que se haga correctamente.
  • Moldes. No son caros, así que conviene tener varios para que puedas dar la forma que quieres a tus pasteles. Recuerda que, por norma general, los moldes se engrasan y enharinan para que, una vez terminada la cocción y tras alcanzar la temperatura ambiente, puedas desmoldar con facilidad. Un truco para saber si cualquier dulce tipo bizcocho está bien hecho es introducir una varilla metálica y comprobar que sale limpia, sin que se haya adherido parte de la masa.
Escribe tu comentario aquí 1
1
Gladys Hace 6 meses
Muy interesante sus recomendaciones, yo estoy entre esas personas.