Libros

Arthur Conan Doyle, el escritor que sucumbió a la fama de su personaje

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de mayo de 2019

2 minutos

El creador de Sherlock Holmes ha pasado a la historia por las novelas y relatos de este detective

Sherlock Holmes, personaje de Arthur Conan Doyle

Arthur Conan Doyle es el creador de uno de los personajes literarios más famosos de todos los tiempos. Sherlock Holmes es el paradigma del detective capaz de desentrañar cualquier misterio apoyándose en la observación y la lógica. Y además, es mucho más famoso que el propio escritor, quien, por cierto, terminó cansado del famoso habitante de Baker Street.

Un médico reconvertido

Arthur Conan Doyle, nacido en Edimburgo un 22 de mayo de 1859, estudió medicina en la universidad de su ciudad natal y en sus tiempos libres escribía algún que otro relato corto como parte de su ocio.

Esta afición le llevaría mucho más lejos que sus conocimientos médicos. Tanto es así que cuando en 1891 se mudó a Londres para trabajar como oftalmólogo, tenía tan pocos clientes que se dedicó a escribir. E inspirándose en un médico forense llamado Joseph Bell, creo a su personaje fetiche. Sherlock Holmes comenzó a tener éxito entre los londinenses, que leían con avidez las aventuras de este peculiar investigador y de su “querido Watson”.

Harto de Sherlock

Doyle terminó cansándose de Holmes, pues además eclipsaba el resto de su narrativa, mucho menos conocida que los clásicos casos del detective. Y decidió matarlo en El problema final. Pero le salió el tiro por la culata. Sus lectores no pudieron soportar ese final y le rogaron encarecidamente que Sherlock volviera (recibió incluso amenazas). Así que el escritor tuvo que recular y “resucitarlo” publicando La casa vacía.

Mejores obras de Conan Doyle

Aunque muchas de las aventuras de Sherlock Holmes las hemos podido leer y ver en el cine, podemos destacar las siguientes:

  • Estudio en escarlata. Primera aparición del detective. Es el Doctor John Watson quien introduce toda la acción, ya que se trata de un militar retirado que busca dónde vivir. El destino le llevará a Baker Street 221 B y al primero de los casos, relacionado con la Iglesia Mormona.
  • El sabueso de los Baskerville. Quizás su caso más famoso. El hacendado Sir Charles Baskerville aparece muerto en el páramo cercano a su mansión y todo indica que un perro infernal ha sido el causante.
  • El problema final. Este relato corto acaba con el final grandioso –que luego no fue tal– de Sherlock Holmes cayendo junto a su archienemigo el profesor Moriarty por las Cataratas de Reichenbach.

Aparte de las 4 novelas y 56 relatos que Arthur Conan Doyle escribió sobre Holmes, hay otras muchas obras que casi han pasado al olvido: novelas de ciencia ficción, novelas históricas, poemarios, obras de teatro… Por destacar una de ellas podríamos quedarnos con El mundo perdido, en la que introduce a otro de sus personajes recurrentes: el profesor Challenger. En ella se organiza un viaje a una meseta en la selva amazónica. Allí no solo encontrarán a tribus prehistóricas, sino que se toparán con dinosaurios.

0

No hay comentarios ¿Te animas?