Libros

Una reflexión sobre la política del siglo XXI y sus populismos

Teresa Rey

Jueves 28 de marzo de 2019

2 minutos

El escritor estadounidense F. Fukuyama expone su idea de política de identidad en su nuevo ensayo

Una reflexión sobre la política del siglo XXI y sus populismos (Ed. Deusto)

El escritor y politólogo estadounidense Francis Fukuyama asegura que hubo dos sucesos de la actualidad reciente que le llamaron la atención: la elección de Donald J. Trump como presidente de Estados Unidos, y el deseo de Reino Unido de salirse de la Unión Europea. Cuenta Fukuyama que precisamente a raíz del primer hecho decidió escribir su último libro, Identidad (Ed. Deusto), un ensayo que reflexiona sobre la situación de la política del siglo XXI, y por qué han aflorado ideas populistas tanto en la ideología de izquierdas como de derechas.

La política del siglo XXI

Fukuyuma realiza su análisis a partir de la evolución política desde el siglo XX en la que los partidos se dividían a lo largo de un espectro de derechas y de izquierdas. Los primeros estaban interesados en “reducir el tamaño del gobierno y promover el sector privado”, mientras que los otros “se centraban en los trabajadores, sus sindicatos y los partidos socialdemócratas que buscaban más protección social y más redistribución económica”. Entonces, ¿qué es lo que ha sucedido en el siglo XXI? Que estas dos formas de entender el mundo bajo un prisma político están dando pasos a otras variantes definidas por la identidad.

En opinión de Fukuyuma, la izquierda se ha dejado de focalizar en una amplia igualdad económica para promover los intereses de una gran variedad de grupos percibidos como marginados: negros, inmigrantes, mujeres, hispanos, la comunidad LGBT, refugiados y otros. En España, también podríamos incluir a otro colectivo como es el de las personas mayores que están defendiendo sus pensiones.

Y en cuanto a la derecha, sus seguidores se están redifiniendo como “patriotas que buscan proteger la identidad nacional tradicional, una identidad que a menudo está explícitamente relacionada con la raza, el origen étnico o la religión”.

La identidad

Esto es lo que el escritor considera como la política de identidad, que está cobrando auge en la actualidad y que se impulsa por esa búsqueda de reconocimiento igualitario por parte de ese conjunto de seres humanos que han sido marginados por la sociedad. “Pero ese deseo de igual reconocimiento puede deslizarse fácilmente hacia una demanda de reconocimiento de la superioridad del grupo. Esta es gran parte de la historia del nacionalismo y la identidad nacional, así como de ciertas formas de política religiosa extremista en nuestros días”, reflexiona el politólogo.

A su parecer, las identidades no tienen que se ser fijas ni estar definidas por nuestros orígenes, y aunque se pueden usar para dividir, también es posible emplearlas para integrar, como se ha hecho en el pasado. “Ese será, al final, el remedio contra la política populista de nuestros días”.

Así, Francis Fukuyama, que actualmente es senior fellow en el Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford y dirige su Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho, va analizando las causas de estos movimientos políticos a lo largo de un ensayo que algunos críticos han definido como “inteligente y provocador” (San Francisco Chronicle) o como “una denuncia de los tiempo peligrosos que vivimos hoy día” (The Standard).

0

No hay comentarios ¿Te animas?