Televisión

'La amiga estupenda', una joya literaria llevada a la pequeña pantalla

Victoria Herrero

Sábado 6 de abril de 2019

2 minutos

HBO estrenó hace unos meses esta historia de amistad entre dos amigas en la posguerra italiana

Escena de 'La amiga estupenda' (HBO)
Victoria Herrero

Sábado 6 de abril de 2019

2 minutos

No todo en HBO es la última temporada de Juego de Tronos. En esta plataforma audiovisual también hay otras joyas con algo menos de presupuesto, pero que tampoco se quedan cortas en cuanto a recursos escénicos. Es el caso de la adaptación de la saga de cuatro novelas de la escritora Elena Ferrante. La amiga estupenda, cuya primera temporada se estrenó el pasado mes de noviembre en nuestro país. Una serie que nos trae a la memoria los grandes títulos clásicos del cine italiano de antaño. 

Gracias a la buena acogida era de esperar que HBO confirmase, como así ha sido, que habrá una segunda parte que confían en que repita el éxito de la primera, así como de los libros sobre los que se basa la historia. No es para menos, si tenemos en cuenta que de esta saga se han vendido 10 millones de copias en 40 países. Un éxito sustentado sobre esa trama, pero también en la brillante actuación de las dos actrices protagonistas. 

Y detrás de todo, el más absoluto anonimato. Y es que nadie sabe quién se esconde tras el nombre de Elena Ferrante, pese a las numerosas especulaciones que llevan circulando desde hace dos décadas.

Elena y Lia, las dos protagonistas de 'La amiga estupenda'

Aunque la historia se refiere a la infancia de las dos niñas entre la misera de la posguerra del barrio de Luzzatti a las afueras de Nápoles, la ficción comienza muchos años después con una de ellas recordando esa vieja amistad. Así es como conocemos a Elena y Lia, su amistad, su barrio, su colegio, su vida en definitiva.

Pero no solo es una historia de dos amigas. Es una historia de supervivencia. De sobrevivir entre el gris y la tristeza de los edificios donde nacieron y vivieron. De lograr sobrevivir en un ambiente de violencia que está a la orden del día y que no se oculta. Y de crecer en una sociedad, la italiana de los años 50, donde el machismo y el clasismo, ambas pertenecen a dos familias con pocos recursos, obligaba a las mujeres a olvidarse de estudiar y quedarse en casa ayudando.