Televisión

‘El Paisano’, un programa para descubrir con humor la riqueza de nuestros pueblos

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 12 de enero de 2020

3 minutos

Pablo Chiapella, Eva Hache y Edu Soto se han encargado de presentar el exitoso formato televisivo

'El Paisano', un programa para conocer nuestros pueblos

Arrancó su andadura en mayo de 2018 y el último capítulo, de momento, fue emitido el pasado 27 de diciembre. El Paisano es una apuesta de RTVE (@rtve), perfecta para acercar la realidad de muchos pueblos, algunos conocidos y otros no tanto, a los espectadores. Paisajes, tradiciones, oficios, fiestas, gastronomía y, ante todo, las pequeñas y grandes historias de sus habitantes. ¿Quién mejor para presentarnos su pueblo?

Una idea tan sencilla como genial

El programa, en el que ha colaborado la productora Brutal Media (@brutalmedia), está basado en un formato de la televisión danesa, Comedy on de Edge, y propon, lo que ahora llamaríamos una experiencia de inmersión total de la mano de un presentador, que viaja a un pueblo determinado y convive como un paisano más durante 48 horas.

Como colofón, en un monólogo final, se hace un divertido resumen de todo lo ocurrido durante la estancia, con mil anécdotas que forman un magnífico puzzle que permite al espectador hacerse una idea de cómo es ese lugar que se asoma a la pantalla y que, sin duda, apetece conocer.

Este "paisano" coge su coche, deja la ciudad y se acerca a un pueblo. Con él vamos a poder descubrir su paisaje, algunos realmente espectaculares; su arquitectura tradicional, la riqueza de los campos cercanos o de la costa en las localidades marineras. Pero lo más importante es la oportunidad única de escuchar "en directo" las historias de las personas con las que el conductor se va encontrando. Divertidas, nostálgicas, reflejo de un esfuerzo constante y enseñanzas puras de cómo disfrutar de la vida.

Los tres paisanos

Fue toda una sorpresa ver al actor Pablo Chiapella (@Pablochape) dejar de ser Amador en la serie La que se avecina para coger el micrófono y convertirse en el primer paisano. Dejando atrás cualquier tópico sobre la vida en el pueblo, de su mano arrancó el primer programa dedicado a Burgui (Navarra), con un éxito total de audiencia. Con él hemos visitado La Alberca (Salamanca), el pueblo marinero de Calabardina (Murcia), Tazones (Asturias) y Artenara (Gran Canaria), entre otras localidades.

En su momento, el actor declaró que el programa se había hecho a base de humildad y sinceridad y, tal vez, eso fue lo que cautivó de entrada a cerca de dos millones de espectadores. Su simpatía y disposición para hacer lo que hiciese falta, desde recolectar miel hasta partir troncos o pescar, lograron la complicidad absoluta entre él y los paisanos en sus divertidos monólogos finales.

En su segunda temporada, el programa contó con una paisana, Eva Hache (@eva_hache), que se estrenó en el pueblo de Artajona (Navarra) y también recorrió lugares como Calaceite (Teruel), Añora (Córdoba) o Rascafría (Madrid). Aunque las cifras de audiencia fueron ligeramente inferiores a los de su predecesor, Eva Hache también dejó momentos memorables con su simpatía y al no amilanarse ante retos de todo tipo. En la presentación de cada uno de sus capítulos, afirmaba que ser de pueblo “mola” y nos hizo coincidir con ella disfrutando de episodios tan divertidos como entrañables.

Ahora es Edu Soto el encargado de conducir este espacio. El actor y humorista inició esta andadura el pasado 29 de noviembre, en Es Migjorn Gran (Menorca), también con éxito. Edu Soto es un buen paisano, que se integra perfectamente en el pueblo y al que le encanta conocer las historias de personas que siempre consiguen sorprenderle. Como la conversación con uno de los vecinos de Covarrubias (Burgos), que a sus 73 años le contó cuando conoció a Clint Eastwood y cómo fue la estancia del famoso actor en el pueblo. Además, ha recogido azafrán en Cuacos de Yuste (Extremadura), nos ha mostrado la belleza de los paisajes de Arredondo (Cantabria) y ha hecho reír a los paisanos (y a los espectadores) con monólogos ingeniosos en los que el cariño flotaba en el aire.

Las claves del éxito

Presentarnos un pueblo concreto en primera persona, no en formato documental, es una de ellas. Lograr que casi descubramos, al mismo tiempo que el presentador, los pequeños secretos de una localidad es otra. Los lugares que aparecen en el programa tienen todos menos de 1.000 habitantes y resultan acogedores a primera vista, aunque toca recorrer sus calles, visitar sus monumentos, probar sus platos típicos o participar en las fiestas.

Sin duda, un buen plan al que se han apuntado miles de personas, dispuestas a conocer cada viernes por la noche, en la 1 de RTVE, un destino al que poder escaparse. A fin de cuentas, quizás el éxito de El Paisano radique en que, quien más quien menos, tiene un pueblo en su recuerdo y si no es así, tal vez le gustaría tenerlo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?