Viajes

Irlanda es mucho más que enormes prados verdes: sitios que deberías visitar

Marco Herrera

Foto: BigStock

Sábado 8 de febrero de 2020

3 minutos

Irlanda y su accidentada costa ofrecen algunos de los paisajes más espectaculares de toda Europa

Irlanda es mucho más que enormes prados verdes, sitios que deberías visitar; Clifden Castle
Marco Herrera

Foto: BigStock

Sábado 8 de febrero de 2020

3 minutos

Cuando oímos hablar de Irlanda, a todos se nos viene a la cabeza la cerveza, los enormes prados verdes de pasto o la música celta. Pero esta pequeña isla tiene muchos más atractivos en sus paisajes, sus ciudades y pueblos e incluso en su cultura. Eire, como es conocida en el idioma local, es uno de los estados más avanzados del mundo y a su fuerte bienestar y economía suma un turismo creciente, que puede verse aumentado en un futuro ante la salida de su vecino Reino Unido de la Unión Europea. Repasamos algunos de los lugares que son casi obligatorios de visitar en este hermoso paraje.

Acantilados de Moher

Los acantilados de Moher son una de las atracciones naturales más emblemáticas y visitadas del país. Se encuentran a más de 200 metros de altura sobre el Océano Atlántico y se extienden, desde el pueblo de Doolin, unos ocho kilómetros hasta Hags Head en el condado de Clare, en el extremo suroeste de la región de Burren. Estos imponentes acantilados también ofrecen algunas de las vistas más espectaculares de toda Irlanda.

En un día despejado, se puede ver a lo lejos la bahía de Galway y la cordillera de los Twelve Pins, así como las islas Aran: Inis Oirr, Inis Meain e Inis Mor. Si tenemos suerte, escucharemos los sonidos de la arpista irlandesa Tina Mulrooney, entreteniendo a los visitantes con baladas tradicionales irlandesas como Danny Boy mientras las olas del océano rompen debajo.

Cliffs of Moher

Roca de San Miguel

Mientras estamos en el sendero del Anillo de Kerry, vale la pena visitar el magnífico Skellig Michael o Roca de San Miguel. Ubicada a 13 kilómetros de la costa del condado de Kerry, llegar aquí requiere un viaje en barco esquivando rocas, pero la recompensa es una isla escarpada y azotada por el viento, con escalones de piedra que llegan hasta unas chozas de piedra en forma de colmena que datan del siglo VI.

Fue allí, en la cima de un acantilado de más de 230 metros, donde los primeros monjes cristianos vivieron en su búsqueda de una mayor unión con Dios, retirándose de la civilización a este destino remoto e inaccesible. Mientras realizamos la empinada subida de 600 escalones para descubrir los restos monásticos, podemos ver todo tipo de aves marinas, incluyendo alcatraces, guillemots negros, cormoranes, navajas y gaviotas argénteas.

Skellig Michael

Connemar

Connemara es uno de los destinos más bonitos y vírgenes de toda Europa, extendiéndose hacia el oeste desde la ciudad de Galway hasta la costa oeste de Irlanda, llena de una amplia gama de colores y hermosas áreas silvestres que incluyen desde pantanos y lagos en el sur hasta playas doradas y vistas a las montañas en el norte y el oeste, como la escarpada montaña Twelve Bens Rango. Hay una serie de lugares increíbles para contemplar en esta región, incluida la magnífica abadía de Kylemore, el parque nacional de Connemara, la encantadora ciudad de Clifden y el castillo de Clifden.

Kylemore Abbey

Glendalough

Una popular excursión desde Dublín es Glendalough o el "Valle de los Dos Lagos", uno de los rincones monásticos más destacados de Irlanda, ubicado en el corazón del Parque Nacional de las Montañas Wicklow. El asentamiento cristiano del siglo VI fue fundado por San Kevin y cuenta con una serie de impresionantes restos en un contexto de la pintoresca campiña irlandesa. Apodado "el jardín de Irlanda", Wicklow es un paraíso para los amantes de la naturaleza, de prados ondulantes, grandes lagos y laderas alfombradas de brezo púrpura.

Glendalough

Roca de Cashel

La roca de Cashel es un sitio histórico ubicado en Cashel que fue la sede tradicional de los reyes de Munster durante varios cientos de años, antes de la invasión normanda. En 1101, el Rey de Munster, Muirchertach Ua Briain, donó su fortaleza en la Roca a la Iglesia. El extraordinario complejo tiene un carácter muy propio y es una de las colecciones más notables de arte celta y arquitectura medieval que se puede encontrar en cualquier lugar de Europa. Pocos restos de las primeras estructuras sobreviven, la mayoría de los edificios en el sitio actual datan de los siglos XII y XIII.

Cashel Rock

Sligo

La pequeña y acogedora ciudad de Sligo tiene un gran impacto por su encantador núcleo medieval, sus puentes de piedra en forma de arco, su abadía con manchas de líquenes y la riqueza de sus bonitas casas del siglo XIX.

Imbuida de todo el romance que esperaríamos del lugar que ayudó a formar el legendario WB Yeats, esta área de excepcional belleza natural se eleva en los picos con el poderoso monolito de la montaña Knocknarea, el mítico lugar de descanso de la reina Maedbh, salpicada de musgo y revestida de piedras centenarias, que ofrece unas vistas realmente impresionantes sobre las playas de guijarros y los pueblos de la Bahía de Sligo.

Sligo
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?