Viajes

5 ciudades que no debes perderte en Bélgica y los Países Bajos

Marco Herrera

Foto: BigStock

Sábado 23 de noviembre de 2019

4 minutos

Ambos países cuentan con ciudades y cascos históricos espectaculares debido a su riqueza histórica

5 ciudades que no debes perderte en Bélgica y Países Bajos; La Haya

Con bonitos paisajes y ciudades encantadoras para ir a pie o en bici, los Países Bajos siempre son una opción de vacaciones segura. Como parte de una superpotencia mundial en los siglos XVI y XVII, dio lugar a muchos centros históricos espectaculares, aunque hoy en día sea Ámsterdam la que se lleva toda la gloria. Si viajas un poco más por su territorio, encontrarás muchos otros lugares que te resultarán atractivos para visitar, y posiblemente sean una experiencia más auténtica.

Estos son los lugares que no debes perderte en Ámsterdam

Su país vecino, Bélgica, está algo menos explorado, aunque la barrera mínima del idioma y la composición multicultural lo convierten en uno de los principales destinos de Europa. Si bien la mayoría de los turistas solo se detienen sobre la marcha para ver el Grande-Place de Bruselas, el país merece una visita más larga. A menudo se pasa por alto que Bélgica se divide entre Flandes, la mitad norte de habla flamenca (holandesa) y Valonia, la mitad sur de habla francesa. Bruselas, la capital, está aproximadamente en el medio. Vemos cinco ciudades en las que deberíamos pararnos y disfrutar en ambos países.

Brujas, Bélgica

Brujas es la ciudad más notable para los viajeros que buscan ir más allá del torbellino europeo que es Bruselas. Es uno de los destinos turísticos más populares de Europa, y ya atraía a británicos y franceses acomodados en el siglo XIX. Ellos, como nosotros hoy, iban a ver una magnífica ciudad construida entre una red de canales. La ciudad se enriqueció con el comercio de la lana en la Edad de Oro de los siglos XII al XV.

Brujas en Bélgica

Disfrutarás de sus pintorescos canales y su elegante arquitectura, pasearás por las calles antiguas, subirás los 366 escalones de su campanario del siglo XIII, darás un paseo en bote por los canales y te sentarás y disfrutarás de la cultura del café al lado de la calle. Brujas no es un lugar para marcar una lista de cosas que debes hacer. Más bien es una ciudad para experimentar, ya sea caminando lentamente por las viejas calles o navegando por sus canales en barco.

Canales en Brujas

Ámsterdam, Países Bajos

La presencia en esta lista de Ámsterdam es evidente: la ciudad es el sueño de cualquier amante de las postales de película, con una espectacular arquitectura del siglo XVII y pintorescas calles adoquinadas. Si no has estado antes, asegúrate de ver los lugares más obvios: el Rijksmuseum, la Casa de Ana Frank y el Museo Van Gogh valen tu tiempo y dinero. Después de esto, tómate el tiempo para disfrutar de experiencias más relajadas, como pasear por los canales y probar un café artesanal o una cerveza artesanal en uno de los muchos excelentes cafés-bares con estupendas vistas en el casco histórico.

Ámsterdam en bicicleta

Gante, Bélgica

Gante es otra excelente parada en un circuito de viajeros ferroviarios por Bélgica. Hoy hogar de casi 300.000 habitantes, Gante se convirtió en una ciudad rica del comercio de telas flamencas en el período medieval tardío. El centro de la ciudad forma la zona libre de automóviles más grande de toda Bélgica, lo que hace que sea agradable para los peatones admirar la arquitectura medieval de la ciudad, que permanece en su mayor parte intacta y notablemente bien conservada y restaurada.

Canales en Gante

Gante es también una animada ciudad universitaria. Tiene suficiente ambiente, vida nocturna y atracciones para incluirla en tu itinerario, pero sin las multitudes de turistas que podrían dejar un mal sabor de boca.

Centro histórico de Gante

Rotterdam, Países Bajos

Puedes visitar Amsterdam por su historia, pero Rotterdam es el lugar ideal para los aficionados a la arquitectura. A la ciudad no le fue bien en la Segunda Guerra Mundial, y cuando fue reconstruida, el ayuntamiento decidió que, en lugar de resucitar la ciudad como era, sería reconstruida teniendo en cuenta el futuro. La arquitectura de posguerra resultante y los rascacielos modernistas hacen de Rotterdam un tesoro para los fanáticos del diseño.

Rotterdam

Asegúrate de visitar las Casas Cubo, el Teatro Nieuwe Luxor y la Fábrica Van Nelle. Para obtener más información sobre los movimientos artísticos que inspiraron estos edificios, dirígete al Museo Boijmans van Beuningen para ver su exposición sobre De Stijl y la Bauhaus, además de varios siglos de arte holandés y europeo. Rotterdam también es el puerto más grande de Europa, desde donde las familias holandesas y de gran parte del norte y centro de Europa emigraron hace un siglo y más años a Nueva York, o Nueva Ámsterdam como se le llegó a conocer. Puedes aprender más sobre el pasado náutico de Rotterdam en el Museo Marítimo.

Casas cubo en Rotterdam

La Haya, Países Bajos

La Haya, una de las ciudades más importantes de los Países Bajos, es el polo opuesto de Rotterdam. La familia real holandesa vive aquí y la ciudad está llena de grandes y hermosas mansiones, bonitos parques y calles arboladas. Carece de nervio urbano, pero lo compensa con elegancia informal y relajada, y es una gran ciudad para visitar y disfrutar tranquilamente.

Parlamento neerlandés en La Haya

También hay buenos museos para elegir, como el Museo Beelden an Zee, escondido en las dunas de arena del complejo playero Scheveningen, que se centra en la escultura contemporánea. También está el Museo Prison Gate, que trae historias vivas de crímenes y castigos en años pasados. Antes de abandonar la ciudad, asegúrate de ver la obra maestra de Vermeer La joven de la perla en la Galería Real de Pinturas Mauritshuis.

0

No hay comentarios ¿Te animas?