Viajes

Pueblos pequeños del norte de España que tienes que visitar cuando termine el confinamiento

Marco Herrera

Foto: BigStock

Viernes 3 de abril de 2020

3 minutos

Pueblos marítimos o villas medievales en la montaña, es el norte de España y su entorno privilegiado

Olite en Navarra, uno de los pueblos pequeños del norte de España que tienes que visitar
Marco Herrera

Foto: BigStock

Viernes 3 de abril de 2020

3 minutos

España cuenta con multitud de pequeñas poblaciones de extraordinaria belleza. Ya sean algunos pueblos marítimos que parecen sacados de una postal, otros en la sierra con los hogares serpentendo montañas imposibles, y muchos en el sur con sus casas pintadas completamente de blanco dándoles así un toque casi mágico. El norte de nuestro país es enclave de localidades con un encanto especial, ya sea en el interior de sus regiones o a pie de mar, y vemos algunos de ellos. La idea: empezar a planificar escapadas para cuando termine el confinamiento por el coronavirus.

Aínsa, Huesca

A la sombra de los Pirineos, se puede hallar un pequeño pueblo medieval llamado Aínsa. Lo más destacado de una visita a este municipio es, sin duda, el Castillo de Aínsa, que se encuentra en un extremo de la Plaza de San Salvador. Partes del castillo son del siglo XI, aunque gran parte del edificio proviene del siglo XVI. Dos de las torres del castillo se han transformado en museos: el Ecomuseo, donde puedes aprender más sobre los Pirineos, y el Espacio del Geoparque de Sobrarbe.

Se encuentra en la confluencia de los ríos Cinca y Ara, desde dónde se domina todo el entorno. Su privilegiada situación, entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta, lo convierte en lugar clave de todo este entorno pirenaico.

Aínsa, Huesca

Comillas, Cantabria

¿Pensabas que solo Barcelona tenía obras famosas de Antoni Gaudí? Bueno, sorprenderá saber que también las tiene la pequeña población de Comillas con su edificio El Capricho. El edificio se caracteriza por su estilo único que es similar a un minarete persa y de paso se puede visitar el maravilloso Palacio de Sobrellano, situado junto a El Capricho.

El palacio está actualmente bajo la propiedad del Gobierno de Cantabria y se convirtió en un museo. A solo 12 kilómetros de Comillas se encuentra el Parque Natural Oyambre en el pequeño pueblo de San Vicente de la Barquera, en el que la mar es juega un papel fundamental.

Comillas, Cantabria

Olite, Navarra

Esta pequeña villa de solo tres mil residentes tiene un palacio que podría estar al lado de algunos de los palacios mundialmente conocidos. Se trata del Palacio de los Reyes de Navarra de Olite, que en realidad es una fortificación y consta de tres partes principales: el Palacio Viejo, el Palacio Nuevo y la iglesia de Santa María la Real.

El diseño que lo hace tan especial parece sacado de un cuento medieval: esto es debido a que el palacio no se construyó de una vez y en realidad es el resultado de expansiones a lo largo de los siglos. El clima mediterráneo templado también ha convertido a Olite en una de las capitales del vino español, por lo que al visitar el pueblo se puede hacer un tour de degustación de vinos y brindar a los paladares una experiencia inolvidable.

Olite, Navarra

Cudillero, Asturias

En otros tiempos un pequeño pueblo de pescadores en la costa norte de nuestro país, Cudillero es ahora un lugar popular para los turistas que desean acceder a la playa y a sus excelentes mariscos sin las multitudes de otras localidades del sur y el levante español.

Con vistas al Golfo de Vizcaya, se podrán ver bonitos edificios como el del palacio de la Fundación Selgas-Fagalde y la iglesia histórica llamada Iglesia El Pito. El paisaje no tiene paralelo en Cudillero, y algunos de los lugares más pintorescos de la ciudad incluyen el mirador de Cabo Vidio y las aguas azules de la playa llamada Playa del Silencio.

Cudillero, Asturias

Castellfollit de la Roca, Girona

Donde se unen los ríos Fluvià y Toronell en la provincia de Girona, se formó un acantilado de basalto. En este peñasco, creado gracias a los antiguos flujos de lava, se alza un pueblo entero. Cuando alguien se acerca a Castellfollit de la Roca, lo normal es detenerse y tomar algunas fotos, porque las mejores vistas son en realidad desde abajo del pueblo mirando hacia arriba.

Una vez que se esté en el pueblo, hay que tomarse el tiempo necesario para explorar atracciones como el Pont Trencat o el Puente Roto y la Iglesia de Sant Salvador del siglo XIII.

Castellfollit de la Roca, Girona

Lequeitio, Vizcaya

A poco más de una hora al oeste de Bilbao se encuentra la encantadora villa vasca de Lekeitio. Este pequeño pueblo pesquero es enormemente pintoresco, hogar de dos grandes playas, las de Isuntzia y Karraspio; un puerto para barcazas y el bar de tapas favorito de los lugareños, el Meson Arropain.

Las calles del casco antiguo de Lekeitio dan al visitante la oportunidad de disfrutar de un patrimonio artístico abundante, representado por la Basílica de la Asunción de Santa María, con su magnífico retablo gótico bañado en oro, considerado el tercero más grande de todo el país.

Lequeitio, Vizcaya
 
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?