Juan Angel Lafuente Luengo
Opinión

¿Qué les está pasando a los precios?

Juan Ángel Lafuente Luengo
Juan Ángel Lafuente: "¿Qué les está pasando a los precios?"

Si bien en la pandemia observamos inflaciones negativas, es decir, bajadas de precios o abaratamiento del coste de la vida, el escenario actual es completamente reverso. Asistimos a una presión inflacionista creciente que se ha visto acelerada de forma irreversible en el corto plazo con el estallido del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. La inflación actual elevada es dañina por tres aspectos fundamentales:

1. Limita la capacidad de compra de los consumidores, y por tanto la demanda potencial de la economía, lo que se traduce en malas expectativas de crecimiento económico.

 2. Es un desincentivo al ahorro, pues reduce la rentabilidad real, es decir, la que resulta en términos de capacidad de compra de bienes y servicios.

 3. Introduce una presión al alza en el coste de producción y distribución, dada la especial dependencia del proceso productivo de fuentes de energía fósiles (gas y petróleo).

En este contexto, los bancos centrales se ven forzados a subidas de tipos de interés para la corrección del desequilibrio, lo que produce una caída de la actividad económica en el proceso de ajuste. Por tanto, una situación como la actual es sin duda desafiante, tanto para los consumidores como para los gestores de política económica, la monetaria, desde el Banco Central Europeo y la fiscal desde los gobiernos nacionales.

Dada la enorme sensibilidad de una inflación elevada en los jubilados, veamos cómo el efecto de la inflación sobre la capacidad adquisitiva de las pensiones depende en primer lugar de la comunidad autónoma en donde se reside. El siguiente gráfico muestra la situación con el último dato publicado por el INE en términos de la inflación anual, es decir, la que compara febrero de 2022 y febrero de 2021.

inflacion general INE

Observamos que Madrid y Cataluña están por debajo de la inflación a nivel nacional (7,6%), mientras que Castilla-La Mancha, Castilla León, Aragón, Galicia o Extremadura, entre otras se van afectadas en mayor medida. Un siguiente elemento diferencial es el tipo de bien o servicio. Dicho de otro modo, si usted gastaba 800 euros al mes en febrero de 2021, el mantener sus hábitos de consumo, es decir, comprar lo mismo en febrero de 2022, se traduce en un gasto mensual de 861 euros aproximadamente.

Si atendemos a los grupos de la nueva clasificación europea de consumo, denominada ECOICOP (European Classification of Individual Consumption by Purpose), podemos comprobar cómo el grupo “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” ha sido el que mayor crecimiento está teniendo. Y la vista de la magnitud de los datos (la vivienda, agua, electricidad y gas es ahora un 25% más cara) se puede comprender el nivel actual de reivindicación.

inflacion grupos INE

El resultado práctico de ambos gráficos es que, con esos 861 euros de gasto en febrero de 2022, ahora, con toda probabilidad no puedo comprar la misma cantidad y calidad de alimentos que un año antes, debido al enorme crecimiento de los precios asociados a la vivienda y de la energía necesaria para habitarla. Dicho de otra forma, si quiero acomodar el incremento del coste de la energía, necesito reducir el gasto en otras partidas.

Dado que el consumo de alimentos es cotidiano, puede resultar interesante al lector conocer qué información nos proporciona la estadística elaborada por el INE por rúbricas de productos, más allá de la sensación que uno tiene cuando visita el supermercado. Para este bloque de información, más detallado, los resultados se publican con un retardo adicional. Atendiendo al último dato disponible, diciembre de 2021, el siguiente gráfico muestra, de nuevo, la inflación interanual (ahora comparamos diciembre de 2021 y diciembre de 2020.) con relación a los alimentos vinculados a la cesta de la compra.

alimentos INE

Podemos observar cómo la carne de ovino, el aceite, el agua mineral y refrescos, así como los alimentos no elaborados (legumbres, hortalizas y frutas frescas) es lo que más está afectando a nuestro presupuesto mensual de gasto en alimentos. Por el contrario, la carne de porcino incluso es algo ligeramente más barata. Es sin duda una pista relevante sobre cómo reasignar los gastos mensuales.

Sobre el autor:

Juan Angel Lafuente Luengo

Juan Ángel Lafuente Luengo

Juan Ángel Lafuente Luengo es Catedrático de Finanzas y Contabilidad de la Universitat Jaume I.

… saber más sobre el autor