Bernardo Rabassa
Opinión

La sostenibilidad del planeta, gracias a la 3ª Edad

Bernardo Rabassa Asenjo
Ocho de cada diez personas mayores afirman que son responsables del deterioro del medioambiente

La población del planeta está en torno a los 7.700 millones de habitantes y se prevé que en 2047 seamos 10.000 millones. El número de personas mayores de 65 años en el mundo ha superado por primera vez en la historia al de niños menores de cinco años, según advierte la ONU, sobre el envejecimiento de la población y añade que se prevé que en 2050 las personas mayores de 80 años o más se tripliquen, y pasen de los 143 millones actuales a los 426. Estos son algunos de los datos que ofrece Naciones Unidas en el Día Internacional de las Personas de Edad, que se celebró el pasado 1 de octubre. Entre otras cifras destacables, esta organización indica que alrededor de 1.000 millones de personas, tienen a día de hoy más de 60 años y que se espera que en 2030, éstas pasen de los 962 millones actuales a los 1.400, un aumento del 46%.Asimismo, apunta que el aumento en el número de personas mayores será mayor y más rápido en Asia, que es la región con el mayor número de personas mayores, y en África, que, según las previsiones, enfrentará el mayor crecimiento proporcional.

Hay que ocupar, con este tipo de programas de sostenibilidad, a los mayores, ya sea como voluntariado, ya en empresas que organicen, para lo que hay que evitar que las legislaciones impidan trabajar complementariamente a la jubilación, creando sus propias organizaciones de apoyo, ya sean asociaciones, partidos u otros.

Los mayores saben por propia experiencia, que el ser humano, es el único que no usa de una economía circular, pues coge recursos de la naturaleza y devuelve deshechos que contaminan las tierras y los mares del planeta, al contrario de la Ecología, que hasta el S.XIX había mantenido un equilibrio, que se ha vuelto precario, y que lo será cada vez más a medida que pasen los años.

Para empezar los mayores tienen que volver a formar parte de la sociedad, como homo “economicus”, pues su crecimiento exponencial, en caso de que se dedicara solo al ocio, seria en sí misma, una de las causas del desequilibrio mundial. Hay que ir a una nueva Ilustración que consiga el respeto del resto de la sociedad, evitando el “edadismo” (discriminación por la edad) que podría suponer el crecimiento del deseo de eutanasia, o a su vez la promoción de la eugenesia como filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos, mediante diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos de humanos. ​El eugenismo pretendería el aumento de personas más fuertes, sanas, inteligentes o de determinada etnia o grupo social, para lo que promueve directa o indirectamente, la no procreación de aquellos que no poseen esas cualidades, llegando a considerar su aplicación como una ventaja en el ahorro de recursos económicos para los países. El medio tradicional de selección genética, en plantas y animales, era la selección artificial (basada, aunque se desconocieran, en las Leyes de Mendel). Los métodos del eugenismo del siglo XIX y XX incluían desde la esterilización forzada hasta el genocidio. Los métodos eugenistas modernos del S.XXI, se centran en el diagnóstico prenatal y la exploración fetal, la orientación genética, la fecundación in vitro y la ingeniería genética. Naturalmente, los mayores tenemos que organizarnos frente a esta filosofía, pues centraría el interés social, al principio en los jóvenes, aunque luego pasaría a los adultos y finalmente a los mayores, que pudieran verse beneficiados en expectativa y mejor calidad de vida.

En este sentido hay que apoyar las políticas globales del reciclado, especialmente de fuentes no renovables, dentro de lo que podríamos llamar un capitalismo regenerativo, en una economía, cada vez más circular como propone el Club de Roma, para evitar el colapso de nuestra civilización por contaminación. En este sentido los mayores estamos más capacitados y sensibilizados que el resto de la población cortoplacista, para liderar el proceso de sostenibilidad ecológica. Ello, nos hace imprescindibles, para un futuro feliz de la humanidad. Manos, pues, a la obra.


Bernardo Rabassa Asenjo es Secretario de Relaciones Institucionales y de Comunicación del partido 3ª Edad en Acción. Presidente de la Fundación FIECS (Instituto Europeo para la Comunicación social). Presidente del Club Nuevo Liberalismo S.XXI.

2
Joaquin Hace 1 mes
Sr.Don Bernardo el total de realidad cabria decir mas alto, pero jamás mas claro. Atentamente Joaquin.
Joaquín Tienda Carril Hace 3 meses
Desearía recibir información sobre el partido 3ª edad en acción y/o datos de contacto. Gracias por su atención