Fernando Ónega
Opinión

Que no lo rompa la política

Fernando Ónega
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
Fogonazos

 

Al fin, la luz. El señor presidente del Gobierno tiene su hoja de ruta para salir del vía crucis de la pandemia. Lo contó ayer este diario y, en apretada síntesis, es el siguiente: entre abril y junio, llegada de 38 millones de vacunas; a finales de agosto, 33 millones de españoles vacunados; al terminar el año solo estará sin inmunizar quien no haya querido. “Nos van a sobrar vacunas”, había dicho el doctor Simón. Ante esos plazos e intenciones, solo cabe decir cuatro palabras: Dios le oiga, presidente. Y solo cabe celebrar que 2021 sea el Año de la Vacunación. Es una pena que no se haya adelantado todo un par de meses: así se podría salvar mejor el turismo, que es la clave de la recuperación económica. Pero quedará abierta la puerta de esa recuperación para 2022, el año de la esperanza. Ante esa alentadora perspectiva, este cronista se atreve a hacer un ruego: lo que la investigación y las empresas farmacéuticas van a hacer posible, que no lo estropee la política. Y cuando digo la política, digo la mala política, las ambiciones, los partidismos, las obscenas luchas por el poder y algo que empieza a ser urgente corregir: el galopante deterioro institucional.