Fernando Ónega
Opinión

Un momento crucial

Fernando Ónega
Un momento crucial
Fogonazos

 

Ante la Semana Santa, la Comisión Interterritorial dejó las medidas anti-Covid como estaban. Se puede interpretar que la ministra de Sanidad no encontró consenso suficiente en las autonomías para decretar una mayor dureza. Pero la realidad, señores, es la que es: la incidencia sube lentamente, pero sube; se ha cortado la caída. El número de fallecidos ayer ha subido a 320. Y el número de personas infectadas en 24 horas supera los 7.000. “Estamos en un momento clave”, dijo la ministra, que sospecha un cambio de tendencia a peor. Ante ello, permítanme unas reflexiones, aunque sean muy elementales. No confundamos el mantenimiento de las medidas, sin endurecerlas, con un retroceso de la pandemia. No interpretemos tampoco la rectificación de Ángela Mérkel como una señal de descenso del peligro. No descartemos la cuarta oleada, porque no hay datos para no temerla. Habrá contagios mientras no esté inmunizada la mayor parte de la población. Y una anotación final: el virus no se contiene con 60.000 policías y guardias civiles en la calle. Los policías y los guardias civiles están para impedir irresponsabilidades.