Fernando Ónega
Opinión

Encuestas que matan

Fernando Ónega
Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid

Fogonazos

 

Las encuestas electorales profetizan el futuro, pero también lo condicionan. Por ejemplo, la que ayer publicó el CIS. Más allá del empate entre bloques que profetiza, que ya es apostar por la repetición de elecciones, también dicta una sentencia de muerte y el condenado es Ciudadanos. Al valioso Edmundo Bal, que encabeza su lista, se le niega su entrada en la Asamblea de Madrid porque le falta medio punto para conseguir el mínimo que exige la ley electoral regional. Muchos votantes potenciales de esa fuerza política, pero indecisos, seguro que se hacen una reflexión: “si mi partido no va a salir, ¿para qué lo voy a votar? Votarlo sería tirar el voto”. Y como la encuesta del CIS coincide con otras y con los vaticinios de mucha prensa, el barómetro oficial tiene credibilidad, al menos en este punto. De esta forma se condiciona la intención del sufragio y se expulsa a un número indeterminado de votantes al regazo de otras siglas, que pueden ser las del PP, pero también las del PSOE. Y todo, por medio punto, que no resiste ningún margen de error. Si Ciudadanos muere en estas urnas, es que hubo muchos que lo condenaron a morir.