El virus decide
Onega Fogonazos

 

El Gobierno puede planificar lo que quiera, porque el papel lo aguanta todo. Puede establecer un periodo de transición de dos meses hasta la “nueva normalidad”. Puede soñar con que todo se va a cumplir y permitirnos soñar a nosotros con que en julio nos podremos ir de vacaciones. Todo eso está en la hoja de ruta que ayer presentó el presidente Sánchez, aunque con un matiz: no se dispone de un GPS preciso ni fiable. Al final quien decidirá todo será el virus. Si decide no retirarse; si se produce algún rebrote; si la reanudación parcial de actividades detiene la buena marcha del control de la pandemia, y si el nuevo y extraño cuadro clínico que sufren algunos niños se complica, el programa del señor Sánchez se quedará en nada. Pero no será culpa del programa, que es confuso, difícil de explicar y nos obliga a llevar una guía en el bolsillo para saber qué debemos hacer cada día. Será culpa del virus, que ha decidido quedarse. El virus decide. No hay nada que hacer si resiste. Por eso en el plan Sánchez me falta un detalle: por si falla todo, invitarnos a rezar. 

1
ANTONIO Hace 4 meses
POR FAVOR SR.ONEGA, SU OPINION PARECE DICTADA DESDE LA CONFERENCIA EPISCOPAL,REZAR NO NOS SALVARA DEL VIRUS, O SÍ, DEL VIRUS NOS SALVA, O AL MENOS NOS PROTEGEN LAS BUENAS DECISIONES DE NUESTROS POLITICOS QUE SON EN SUMA LOS QUE DECIDEN.MIRO CON ASOMBRO OTROS PAISES, TEORICAMENTE DE MENOR CATEGORIA QUE NUESTRA ESPAÑA,Y SE ME CAE EL ALMA A LOS PIES. DESDE SU OPINION PARECE AVALAR A POLONIA Y HUNGRIA. QUIEN REZA UNIDO AHUYENTA EL VIRUS......AMEN