Fernando Ónega
Opinión

La auténtica crisis

Fernando Ónega
La auténtica crisis

 

Onega Fogonazos

 “La pobreza inicia su escalada en Madrid”, dice hoy el diario El País. Los termómetros para medir esa pobreza son dos: las peticiones al Banco de Alimentos y el uso de comedores sociales. Las primeras aumentaron el 30 por ciento. El segundo se ha multiplicado por cuatro. Puede deberse a dos razones: una, el miedo al futuro, y hay gente que no quiere gastar ahora en alimentación por lo que pueda venir, que los pronósticos son cada día más alarmantes. Otra, que hay gente que no percibió todavía las ayudas oficiales ni se puso en marcha la renta básica y no tiene dinero de resistencia. Dentro de poco empezaremos a saber de sectores sociales que creíamos acomodados y no tienen para comer. Y sabremos de nombres conocidos que se embozan para no ser reconocidos en un comedor social. Esa es la crisis auténtica; la que malamente se puede cuantificar, pero llena de amargura a gran parte de la sociedad. Si el gobierno cree que sus medidas sirven “para que nadie se quede atrás”, que hable con el Banco de Alimentos o los comedores sociales. Verá que muchos ciudadanos ya se han quedado atrás. Y la crisis no hizo más que empezar.

 

1
Nuchy Casas Hace 2 meses
Muchos de los trabajadores cuyas empresas se presentaron a ERTE no han cobrado absolutamente nada a la fecha de hoy. La ayuda para el pago del alquiler hasta el 1 de mayo fue imposible solicitarlo y el Gobierno social-comunista se hace propaganda diciendo que todos estamos protegidos... los comedores sociales en su mayor parte se nutren de donaciones de la empresa privada y particulares y los fondos del Estado se diluyen en compras de mercancías defectuosas o pagadas a diez veces su valor y, ..