Anatolio Díez
Opinión

Insolidaria soledad

“Cinco años muerta en su domicilio, desde 2014 a hace unos días, sin que nadie percibiera su ausencia ni su silencio. La encontraron momificada, tirada en la cocina. La mujer, de 83 años, vivía sola, sin nadie que la echase en falta”, escribía hace pocos días Fernando Ónega en este mismo diario.

Sin duda un ejemplo claro del significado que la soledad adquiere en nuestra sociedad.

Hoy la soledad podemos definirla como la ausencia, real o percibida, de relaciones sociales satisfactorias. Habitualmente se presenta con síntomas de trastornos psicológicos y desadaptación, como ansiedad, depresión, insomnio, abuso de drogas y alcoholismo.

Seguramente no sería un capricho el afirmar que el estilo de sociedad que actualmente se está implantando, definida por el individualismo, la insolidaridad... o el abandono del mundo rural, lo que en nuestro país definimos como la “España vacía”, son hitos que causan el incremento que este problema social está teniendo en nuestra sociedad.

Ahora quién escribe estas líneas, es una persona mayor, un viejo trabajador pensarán algunos, pero que como persona también he disfrutado de otras etapas de la vida: la niñez, la pubertad, la juventud, la madurez... Y en todas ellas siempre estuve marcado por una educación absolutamente enfrentada a la ola de post modernidad que hoy nos imbuye y quiere protagonizar nuestra vida. Mi relación a muy temprana edad con el mundo del trabajo, no solo sirvió para aprender un oficio, sino fundamentalmente para adquirir unos principios que seguramente me ayudan en esos momentos que la soledad quiere apropiarse de nuestra forma de vivir.

Ideales de libertad, solidaridad, fraternidad... Lo colectivo, el ideal socialista, como fórmula para entender la vida y luchar por el bien común, como elemento de reivindicación para conseguir un mundo mejor, son principios que bien sirven como tratamiento para el momento de involución de valores colectivos que vivimos.

En este mundo en el que hoy vivimos la pedagogía para adultos está muy de moda y utilizan constantemente el “desaprender, para volver a aprender” y quizás tengan razón y es momento de desprendernos definitivamente de la cultura de lo individual, lo insolidario... Y aprendamos una vez más a pensar en lo colectivo, lo social, en definitiva, lo necesario para crear otro mundo distinto y en paz, ya que es posible y necesario.


Anatolio Díez Merino, Secretario General UJP-UGT y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

Sobre el autor:

Anatolio Díez

Anatolio Díez

Anatolio Díez Merino (Orzonaga, León, 1953) es Secretario General de la Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

Se afilió en 1976 y lleva casi toda su vida en el sindicato. Minero de profesión, su actividad comenzó en el carbón. Allí estuvo ligado a UGT y fue miembro del comité de empresa de Comercial Minera del Carbón. Antes de tener responsabilidades de ámbito estatal, pasó por todos los eslabones del sindicato. En 2008 se jubiló y en 2009 regresó para hacerse cargo de la Federación de Pensionistas de Castilla y León. Desde 2015 está en la estatal.

La Federación de Pensionistas y Jubilados de UGT-UJP tiene por finalidad agrupar y organizar a todos los pensionistas, jubilados y prejubilados afiliados a UGT, cuya pensión haya sido originada por su condición de trabajador asalariado o autónomo, para defender sus intereses sociales, materiales y económicos, orientándolos hacia la consecución del Estado de Bienestar.

… saber más sobre el autor