La muerte en soledad de una mujer de 83 años

Cinco años muerta en su domicilio, desde 2014 a hace unos días, sin que nadie percibiera su ausencia ni su silencio. La encontraron momificada, tirada en la cocina. La mujer, de 83 años, vivía sola, sin nadie que la echase en falta. Solo algún pariente lejano se dio cuenta de que hacía mucho tiempo que no tenía noticias suyas. ¿Mucho tiempo? ¡Cinco años! Esta es la crónica más doliente de la soledad de los ancianos. La más terrible de las soledades, que es no tener una mano en el momento del adiós. Recuerdo cuándo Ruiz Gallardón prometió en su campaña a la alcaldía de Madrid que “ningún anciano moriría solo en su casa”. En lo que va de año 2019, han muerto en soledad 17 personas mayores. Y solo en la ciudad de Madrid.