Inundaciones en la zona del delta del Ebro por la borrasca 'Gloria'  (1)

Impresionan las fotografías aéreas publicadas ayer. El Delta del Ebro ha desaparecido. Aquella tierra con forma de flecha que se adentraba en el mar es ahora de color azul. El Mediterráneo la ha engullido. Bueno, no, no ha sido el Mediterráneo, que solo se ha convertido en sepultura. Ha sido esa tormenta, esa ciclogénesis, ese castigo llamado “Gloria” que destruyó gran parte del litoral, sepultó playas, movió grandes bloques de hormigón y lo peor: se llevó vidas humanas. Y el Delta. ¿Cuántos millones de años habrá necesitado el Ebro para formar aquel paraíso de los pájaros, aquellos arrozales, aquel prodigio natural? Seguramente desde que el mundo es mundo. Y llega una tormenta y lo destruye todo en unas horas. Otra vez la fuerza del agua. Otra vez la naturaleza desatada. Oigo a los expertos y anuncian que las tormentas serán cada vez más violentas y frecuentes por esa tragedia llamada cambio climático. Empiezo a tener miedo. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?