Fernando Ónega
Opinión

Al fiscal, señoría; al fiscal

Fernando Ónega
Santiago Abascal

Ignoro de dónde habrá sacado don Santiago Abascal la información de que se enseñan juegos eróticos a niños de 0 a 6 de edad. Ignoro, por tanto, si es verdad, si se ha convertido en una costumbre educativa, si es un caso aislado y depravado, pero el señor Abascal lo dijo: “La enseñanza de juegos eróticos a niños de 0 a 6 años está cerca de la corrupción de menores”. Este cronista ya cree todo. Si hay redes de corrupción infantil en todos sus despreciables modelos, formadas por profesionales de los más diversos oficios y estatus social, ¿por qué no puede haber maestros, en alguna de ellas? Lo que sí le quiero decir al señor Abascal es que, si tiene conocimiento de una escuela (más bien guardería) donde se imparten esas “enseñanzas”, lo que tiene que hacer es denunciarla al fiscal. Menos querellas de Vox contra las instituciones y más contra corruptores de menores. Dicho en otras palabras: más socorro a esos niños y menos publicidad.   

0

No hay comentarios ¿Te animas?