Los partidos del no

El aluvión de encuestas electorales del fin de semana deja muchísimas lecciones. Por ejemplo: solo hay coincidencia en que ganará Pedro Sánchez, y con notable subida. La segunda: la medición de posibilidades de gobernar se hace por bloques, con lo cual la ambición de muchos se queda en ser primero del bloque, aspiración limitada. Y la tercera, que todo sigue oscuro, porque aquí puede pasar cualquier cosa. Pero la gran lección es saber por qué sube Pedro Sánchez, si ha sido el presidente más vapuleado, en dura competencia con Zapatero. Quizá sea porque mientras los demás se escoran a la derecha o la izquierda, él consiguió conquistar la centralidad. Y habla en positivo. Otros están siendo “los partidos del no”.