Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Alergia al látex: causas, síntomas y tratamiento

Ramón Sánchez-Ocaña
Alergia al látex: causas, síntomas y tratamiento
Pildoras

 

La alergia al látex es frecuente en España y afecta  principalmente a los profesionales que trabajan en el entorno sanitario. Se estima que entre el 3 y el 10% de los trabajadores sanitarios sufre reacciones por contacto con látex . Y se cree que la cifra puede alcanzar al 50% en personas que han sufrido varias operaciones quirúrgicas o padecen espina bífida.

Como en todos los casos de alergia, la frecuencia depende de la convivencia con la sustancia capaz de producirla. Cuantos más alérgenos tengamos en nuestro entorno, más posibilidades existen de que desarrollemos algún tipo de reacción alérgica.  Y es evidente que en los últimos años ha aumentado la lista de objetos de uso común o de nuestro entorno que están fabricados con látex o lo incluyen en su composición. Por eso hay cada vez un mayor número de personas sensibilizadas a esta sustancia

Según los estudios sobre la calidad de vida de los pacientes alérgicos, aquellos que sufren reacciones por contacto con el látex declaran que esta enfermedad les impide llevar una vida normal. Las manifestaciones más frecuentes por este tipo de alergia, bien por contacto o por inhalación de partículas de látex son urticaria, asma, rinitis, conjuntivitis o anafilaxia (reacción generalizada), 

El látex contiene un gran número de proteínas que pueden desencadenar alergia. Este material se obtiene a partir de la sabia del árbol Hevea brasilienis . Está compuesto por diferentes proteínas que son las responsables de las reacciones alérgicas por inhalación. Sin embargo, cuando se trata de la dermatitis de contacto, no son esas proteínas las causantes, sino los aditivos que se utilizan en el proceso industrial de vulcanización del látex.

Síndrome látex-fruta

Otra característica de esta reacción alérgica es la reacción cruzada con ciertos alimentos de origen vegetal. La doctora Cabañes, especialista  alergóloga, explica que por lo menos la mitad de los pacientes alérgicos al látex lo son también a alimentos de origen vegetal, principalmente castaña, plátano, aguacate, kiwi u otras frutas tropicales. Es lo que se llama síndrome látex-fruta. Este fenómeno, que se define como de reactividad cruzada, se debe a que las proteínas alergénicas del látex están también presentes en estos alimentos, por lo que su ingesta puede desencadenar manifestaciones alérgicas.  

Comité de alergia al látex

Dada la amplia presencia que este material tiene en nuestra sociedad y el aumento en el número de pacientes aquejados de este tipo de alergia, la Sociedad Española de la especialidad ha creado ya hace tiempo un comité dedicado a este problema. Uno de sus objetivos, además de conocer la incidencia real del problema, es informar y formar a los colectivos de los riesgos que conlleva trabajar con este material, en especial aquellos que manejan guantes de látex (médicos y enfermeras de atención primaria, personal de hospitales, especialmente a aquellos que trabajan en los servicios de anestesia, urgencias, ginecología y vigilancia intensiva, así como los trabajadores de centros escolares y restaurantes, y población general). 

Prevención y tratamiento 

Los alergólogos están de acuerdo en que es prioritario tomar medidas de prevención ante esta patología alérgica. Así, habrá tres niveles de abordaje. La prevención primaria, cuyo objetivo es evitar nuevos casos de alergia, tratará de disminuir el contenido alergénico de los productos de látex. La prevención secundaria, que trataría de evitar las reacciones en individuos ya sensibilizados, procurará que se prescinda del uso de productos que pueden contener este material como preservativos, globos, chupetes y tetinas de biberón, tejidos elásticos e impermeables y material sanitario entre otros; y por último, en cuanto a prevención terciaria, que se basaría en el tratamiento de la enfermedad, tratará de adecuar la medicación y en los casos oportunos, el empleo de vacunación antialérgica o inmunoterapia. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?