Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Convivencia y parecido

Ramón Sánchez-Ocaña
matrimonio mayor

¿Verdad que en más de una ocasión ha comentado usted que dos personas que conviven acaban pareciéndose? Todos tenemos alguna evidencia de ese tipo. Bueno, pues ya se han hecho estudios para confirmarlo. Una pareja que nada tiene en común cuando se casa, o cuando empieza a convivir,  después de 25 años acaba pareciéndose. Aunque el parecido sea muy sutil. ¿Por qué?

El parecido físico puede estar vinculado a la convivencia porque es el resultado de compartir las mismas emociones. Es decir, se imita la expresión; y la expresión es la que va marcando los rasgos físicos y las arrugas. Y al final, como se comparten gestos y pliegues, el parecido sobreviene. Y según los investigadores, ese parecido es mayor cuanto más feliz es la pareja.

También es posible que nos resulten parecidos porque los asociamos; es decir, si vemos siempre a uno junto a otro, esa asociación puede llevarnos a creer que se parecen. Pero eso quedo desmentido cuando se hizo el estudio con gente que no conocía las parejas. Se presentó a la gente un montón de fotografías con caras y un fondo totalmente oscuro. Y se les pidió que emparejasen a los hombres y a las mujeres que más se pareciesen.

Las fotos eran de matrimonios recién casados y de matrimonios mayores. Dos docenas de fotos eran de parejas recién casadas y otras dos docenas de esas mismas parejas de cuando cumplieron sus bodas de plata. Y el resultado es que entre las parejas jóvenes había muy pocos parecidos. Sin embargo, entre las parejas mayores, casi todos los jueces  agruparon los matrimonios, y solo por su parecido físico. Y hubo en muchos casos en donde no había ninguna duda porque el parecido era real y auténtico.

Otra de las causas puede ser la dieta. Como se come lo mismo, puede haber un tipo de deposito graso similar.

Desde el punto de vista psicológico también puede haber un acto interior de simpatía de uno hacia otro y eso hace que se imiten las expresiones faciales.

En definitiva lo que se comparten son las expresiones. Y de ahí, el parecido de la cara.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor