Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

La mayoría de mayores padece problemas digestivos

Ramón Sánchez-Ocaña
La mayoría de mayores padece problemas digestivos
Píldoras

 

Casi tres millones de españoles de más de 65 años padecen dispepsia, un trastorno que se caracteriza  por dolor o molestias en la parte superior del abdomen, con sensación de estar lleno después de las comidas, con flatulencia y ardor de estómago. De manera más amplia, puede decirse que a uno de cada dos ancianos que acude a la consulta del geriatra por cualquier motivo se le diagnostica una enfermedad ácido-péptica; es decir alguna de las patologías relacionadas con la secreción inadecuada de ácido gástrico.

El problema es que los mayores acuden por otros motivos que consideran de mayor importancia o gravedad. Y así, la dispepsia o el reflujo se consideren poco menos que cuestiones de la edad.

Por otra parte, a la posibilidad de padecer varias cosas a la vez se suma la polifarmacia; es decir, el tratamiento de varios fármacos de manera simultánea. Por eso, los propios médicos se ven ante la dificultad de añadir “uno más“. Y aunque no se considere grave , sí puede generar complicaciones. 

Aproximadamente ,uno de cada diez españoles padece enfermedad ácido-péptica. En los ancianos, además, tiene una manifestación más insidiosa: es muy frecuente que no perciban los síntomas con la intensidad que cabría esperar según las lesiones detectadas en la endoscopia. Menos de un 30 por 100 de los ancianos refiere sus síntomas más característicos, y quizá por eso, sea ésta una enfermedad infradiagnosticada en este grupo de población.

Entre estas patologías se pueden citar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), la dispepsia propiamente dicha, la pirosis o ardor de estómago y la hernia hiatal.

Polimedicados

Los mayores de  65 años que viven en su domicilio consumen en torno a tres o más fármacos diarios. Pero cuando están internos en una residencia se calcula que son seis o siete. Y si el mayor está hospitalizado consume alguno más. Y como las patologías más frecuentes son las reumáticas y las osteoarticulares, uno de los grupos farmacológicos que más se consumen son los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). Estos medicamentos presentan un alto índice de efectos secundarios, sobre todo en este grupo de población, por lo que es fundamental añadir algún protector de la mucosa gástrica. Como señala el profesor Ribera Casado, todos los fármacos que se consumen resultan, en mayor o menor medida, agresivos para el organismo y más cuando se administran al mismo tiempo. “La mayoría de estos medicamentos se administran por vía oral y esto se traduce en una agresión directa a la mucosa gástrica. En el caso de los pacientes de más edad, que ya de por sí tienen más mermadas sus defensas, los efectos son mucho más perjudiciales”.

Síntomas

Aunque la enfermedad ácido-péptica agrupa a una amplia serie de patologías, el síntoma más común es el ardor de estómago o quemazón (pirosis) en la boca del estómago. Otro signo frecuente es la presencia repentina de alimentos en la boca sin acompañarse de náuseas ni vómitos (regurgitación). En pacientes mayores también son habituales el dolor torácico o la dificultad para la deglución. También puede notarse cierta sensación de acidez en la boca, eructos, náuseas, hipersalivación, disfagia, hipo y dolor epigástrico.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor