Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Por si el calor no le deja dormir…

Ramón Sánchez-Ocaña
Por si el calor no le deja dormir…

Hay una serie de trucos tradicionales para librarse del calor durante la noche. Puede por ejemplo, poner las muñecas bajo el chorro de agua fría. Así enfría la sangre que pasa superficialmente por allí y esa refrigeración recorrerá su cuerpo. También puede echar mano del ventilador y poner delante de él un recipiente con hielo, de manera que el aire que le llegue este especialmente refrigerado. Si el calor es excesivo, tome una ducha fresca (tomarla fría es incómodo) y después no se seque de manera completa: espere a secarse con el ambiente.

Hay quien aconseja mojar unos calcetines, escurrirlos bien y ponérselos cuando todavía están húmedos. No es lo más recomendable, pero hay quien lo usa. Es el mismo truco de las muñecas. La sangre, al pasar irá refrigerando todo su cuerpo. 

Por supuesto, si suda debe tener un vaso de agua fría a mano para beber de vez en cuando. Puede establecer alguna corriente, abriendo una ventana de algún cuarto, y otra en el suyo con las puertas abiertas (tome la precaución de apoyar las puertas en una silla para que las corriente no las cierre de golpe).

Los trucos

Muchos trucos hay en torno al sueño. Eso de que quien bien cena, bien duerme es cierto, siempre que cenar bien sea evitar comidas pesadas, picantes o muy especiadas. 

Contar corderitos es una medida errónea, porque uno se concentra en la cuenta y resulta peor. 

No es cierto que las plantas oxigenen el dormitorio; lo es solo de día, pero no de noche, en la que las plantas hacen precisamente lo contrario. 

Es verdad que es mejor dormir a oscuras y que tomar un vaso de leche ayuda a dormir, sobre todo, si es leche azucarada o con miel.

Si es día de mucho calor…

  • Beber de manera abundante aunque no se tenga sensación de sed.
  • Evitar comidas grasas y copiosas. Aumentar el consumo de frutas y verduras para reponer sales minerales que se pierden con el sudor.
  • En la casa mantener las persianas bajadas e incluso cerrar las ventanas si el aire de la calle es muy caliente. Cuando llegue la noche hay que procurar subir todas las persianas y abrir las ventanas.
  • No debe dejarse en los vehículos ni a niños ni a personas mayores.
  • En cuanto a la actividad, evitar esfuerzos físicos que generen intenso sudor. Si se hacen es mejor aprovechar la primera o la última hora del día.
  • Y en cuanto al vestido hay que protegerse del sol con un sombrero o gorra y llevar ropa ligera que transpire. Es mejor utilizar vestidos anchos y zapato cómodo.

Atención, hipertensos

Los que padecen hipertensión deben tener un especial cuidado. Y sobre todo si son ancianos, dos circunstancias que suelen ir de la mano, ya que cerca del 70 por 100 de los mayores de 60 años son hipertensos. Las personas mayores tienen el mecanismo de regulación de sudoración deteriorado. Si además es hipertenso es muy probable que presente problemas cardiacos, renales y de vascularidad asociados, por lo que la dificultad para deshacerse del calor se ve aumentada. Como además se debe estar medicando (y se suelen incluir diuréticos) los hipertensos deben tomar líquidos con frecuencia cuando el calor es grande, porque a la pérdida de agua que se produce por la sudoración, hay que añadir la que se origina por la diuresis que provocan los fármacos. Y no tomar alcohol, porque actúa sobre la hormona antidiurética a nivel cerebral e impide su actividad, de manera que se orina más.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor