Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Las cosas más sucias que tocamos todos los días

Ramón Sánchez-Ocaña
Lavarse las manos

Pude leer hace tiempo un curiosísimo artículo sobre las cosas más sucias que tocamos a diario. Entre otras cosas, porque no tenemos más remedio. En primer lugar situaba el dinero. Y advertía que tanto monedas como billetes están cargados de bacterias.

El interruptor de la luz es otro instrumento que tocamos con frecuencia sin lavarnos las manos y por tanto, puede estar lleno de microbios. Se calcula que hay 267 en cada 4 cm cuadrados.

El teclado del ordenador que no solemos tener la costumbre de limpiar puede tener miles de bacterias en cada recoveco.

teclado contraseña

 

El teléfono móvil es otro elemento potencialmente peligroso, porque lo llevamos a la boca y a la cara de manera continuada.

Un punto que con cierta lógica puede estar contaminado es el asiento del inodoro, sobre todo si es público.

Algo tan aparentemente inocente como el carrito de la compra es otro elemento que puede transportar además de lo que traemos del supermercado, miles de bacterias.

Supermercados

 

La ducha, tristemente célebre por los contagios de legionella, es otra zona donde a se acumulan bacterias.

El fregadero de la cocina pese a su corriente casi continua de agua, también. Se sostiene que  la cocina puede ser uno de los lugares más sucios. Y la esponja de lavar que tenemos al lado el fregadero y que utilizamos  de forma continuada, es otro de los elementos peligrosos.

Si recapacitamos sobre todo ello, sin asustarnos, debemos reconocer que estamos rodeados de bacterias a las que –normalmente- vence nuestro sistema inmune; pero no estaría de más ayudarle un poco con un frecuente lavado de manos.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor