Consejos

¿Qué puede hacer un asistente personal virtual por ti?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 21 de enero de 2020

3 minutos

Estos altavoces inteligentes pueden desempeñar múltiples funciones con solo escuchar tu voz

Asistentes personales virtuales

Cuando ya creíamos haberlo visto todo en lo que a últimas tecnologías se refiere, aparecen los asistentes personales digitales para convertirse en una herramienta más con la que organizar y sobrellevar nuestro día a día. Llegar a casa y pedirle a tu asistente que encienda las luces o que ponga tu canción favorita es posible y sus utilidades no se limitan únicamente a hacernos la vida más cómoda, también incluyen prácticas funciones que pueden resultar especialmente útiles para los mayores.

¿Qué es este dispositivo?

En realidad, el también llamado asistente inteligente no es más que un programa informático, que cuenta con unas habilidades concretas y que se diferencia de cualquier otro en el hecho de ejecutarse mediante órdenes sonoras, algunos también visuales, en lugar de hacerlo mediante las directrices que puedas escribir en tu ordenador, por lo que necesita un altavoz para “oír” y poder cumplir tus órdenes. Aunque sean toda una novedad, los trabajos centrados en el desarrollo de esta tecnología se remontan a la década de los 50 del pasado siglo y sus primeras aplicaciones prácticas están incorporadas en los teléfonos inteligentes desde hace años.

Según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores) en 2018, en esos momentos, estos dispositivos no acaban de cuajar entre la población española, sobre todo entre las personas de edad madura. Los motivos alegados entonces eran, entre otros, la escasa utilidad que se apreciaba, el recelo ante una violación de la privacidad o simplemente el desconocimiento de su existencia y de sus funciones. De todas maneras, un año después, los resultados del  Estudio General de Medios (EGM), publicados por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (@AIMC_es) en abril de 2019, señalaba que un 10,7% de la población utilizaba asistentes virtuales de voz y que los innovadores altavoces inteligentes estaban presentes en más de 480.000 hogares españoles.

Alexa, el asistente virtual de Amazon

 ¿Qué dispositivos de este tipo tienes para elegir?

Cada vez son más los que surgen, dando respuesta a las necesidades concretas de los usuarios, pero los más conocidos y utilizados son: Alexa de Amazon (@amazon), unida a la nueva generación de altavoces ECHO; Google Assistant (@Google), con todos los recursos del gigantesco buscador; Siri, el asistente de Apple (Apple_Es), y Cortana, programa y dispositivo de Microsoft (@MicrosoftES).

Todos funcionan de manera similar. Son programas conectados a otros dispositivos que puedes tener en casa, como la televisión, el teléfono móvil o los automatismos de iluminación o calefacción de los que dispongas, si tu hogar cuenta con la necesaria domótica.

A golpe de voz los asistentes pueden hacer tareas de muy diversa índole. Controlar la conexión y desconexión de la alarma, buscar de manera inmediata la información que le solicites verbalmente, como un número de teléfono, la dirección de un restaurante u hotel, el estado de las carreteras o del tiempo; también podrá hacer llamadas o recibirlas y que puedas escucharlas sin descolgar el teléfono, apuntar las citas que indiques en tu agenda digital para, además, recordártelas en el momento oportuno, entre otras muchas gestiones.

asistentes virtuales en domótica

Adultos mayores con asistentes digitales

Lógicamente tener o no un altavoz de este tipo en casa es una decisión personal, pero no está de más valorar las utilidades que podrían venirte bien. Puede que sea muy útil para una persona que tenga movilidad reducida y que con solo su voz pueda controlar la iluminación del hogar. Además, algunos asistentes van a “tomar nota” de las indicaciones que expreses. Por ejemplo, podrías establecer fácilmente un aviso que te recordase tus citas médicas o incluso la hora en la que debes tomar un fármaco determinado. Poder llamar a quien quieras, solo con pedirle a tu asistente que marque el número de teléfono, sin tener que dirigirte al fijo o ir a buscar el móvil, puede ser otra gran ventaja.

A todas estas sencillas tareas y gestiones cotidianas podría añadirse funciones de especial utilidad. Como señala la Oficina de Seguridad del Internauta (@osiseguridad), para algunas personas mayores, que puedan presentar algún tipo de discapacidad visual, auditiva o motora, el asistente, en combinación con otros dispositivos, incluso aquellos utilizados en el campo de la medicina, podría suponer un buen apoyo.

Como ejemplos, en el caso de dificultad visual el asistente sería capaz de realizar funciones como la lectura de pantallas o la descripción de imágenes en una televisión o en un dispositivo móvil, o de llevar a cabo un reconocimiento facial. Ante una discapacidad auditiva, también sería posible que el programa pudiese adaptar el nivel de captación de sonido de unos auriculares dependiendo del ruido ambiental.

Son solo dos casos en los que las múltiples aplicaciones de los asistentes inteligentes, que probablemente se incrementarán en un futuro cercano, resultarían de ayuda. Eso sí, no hay que olvidar que funcionan por el mero conocimiento de nuestros datos personales, unos datos valiosos para muchos sectores, por lo que más de uno considera que tener uno de estos asistentes es meter un “espía” en casa.

0

No hay comentarios ¿Te animas?