Consejos

No basta con mezclar los ingredientes: las claves para preparar el gin tonic perfecto

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 2 de abril de 2020

2 minutos

La mezcla de ginebra y tónica compone uno de los cócteles más populares y solicitados del momento

Las claves para preparar el gin tonic perfecto

El gin tonic es la bebida de moda, eso es una realidad. De hecho, siempre ha estado presente en los bares y locales nocturnos de medio mundo, sin embargo, es ahora cuando su popularidad ha alcanzado unos niveles insospechados. Esta gran acogida ha provocado también que su elaboración se vuelva más sofisticada, relegando a un segundo plano el simple hecho de mezclar la ginebra y la tónica en un mismo vaso.

El procedimiento incluye otros elementos de suma importancia como los hielos, el tipo de copa, la temperatura de los ingredientes o la identidad de los complementos. ¿Quieres aprender a preparar el gin tonic perfecto? Toma nota de las siguientes apreciaciones.

7 claves para el gin tonic perfecto

  1. Antes de juntar todos los ingredientes, debes saber que estos deben estar muy fríos. En el caso de la ginebra, debe presentar un punto de congelación por debajo de los -20ºC, una temperatura que conseguirás guardando el alcohol en el congelador. Por su parte, la tónica debe estar en torno a los 5ºC y la copa, otro elemento insustituible, también debe cumplir este requisito.

  2. En este aspecto, el hielo también resulta fundamental. Sin embargo, no vale cualquiera y mucho menos el que tú mismo sueles preparar con agua del grifo. El hielo debe ser consistente, grande y grueso para evitar que se derrita en un tiempo récord.

  3. Retomando el tema de la copa, el gin tonic es considerado un combinado elegante y sofisticado, por eso el recipiente en el que se sirva debe transmitir la misma sensación. Esto elimina de la ecuación los clásicos vasos de tubo o de plástico, siendo la opción más adecuada las copas de balón, y cuanto más amplia, mejor.

  4. Normalmente, la cantidad de ginebra se echa a ojo. Grave error. Los expertos aconsejan que el alcohol no supere los 5 centilitros, los cuales debes calcular con ayuda de un medidor.

  5. En cuanto a la tónica, más concretamente su incorporación a la copa, debe realizarse lentamente para conservar el gas carbónico y, preferiblemente, desde el último hielo. Muchos bartenders recurren también a la célebre cuchara imperial, pero esta solo sirve para limpiarla.

  6. Asimismo, los profesionales también suelen incluir botánicos para dar un toque aromático a la bebida. El enebro es el más habitual, pero también puedes utilizar canela, regaliz, cardamomo o anís estrellado, entre otros. Eso sí, no debes poner más de dos botánicos en la misma copa, pues pueden enmascarar el sabor de la ginebra. Para añadirlos, solo tienes que presionarlos un poco e incorporarlos de manera que entren en contacto con el alcohol.

  7. En este sentido, las frutas cítricas también pueden aportar un matiz fresco y afrutado muy interesantes. Como sabes, el limón verde es el más popular y debe añadirse al principio, antes incluso que la ginebra.

  8. Como consejo extra, y una vez finalizado el combinado, deja que el conjunto repose durante unos segundos y después degústalo con calma, para así apreciar el sabor y el aroma de todos los ingredientes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?