Consejos

Consejos para evitar que la piel se pele después de tomar el sol

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 18 de julio de 2019

2 minutos

Una buena hidratación es uno de los factores más importantes a la hora de cuidar la salud de tu piel

Cómo evitar que la piel se pele después de tomar el sol

Como bien es sabido, tomar el sol y coger algo de color durante el verano tiene algunos efectos que pueden perjudicar nuestra salud. No solo hablamos de problemas más graves como el cáncer de piel, las quemaduras o la insolación, también de síntomas que pueden prevenirse y solucionarse con unos sencillos gestos.

Dentro de este grupo se encuentra la piel pelada, consecuencia de no proteger la epidermis o no hidratarla correctamente después de haberte bronceado demasiado y cuyas molestias pueden durar varios días. Afortunadamente, y como hemos visto anteriormente, se trata de una afección que puedes eludir fácilmente, ¿cómo puedes conseguirlo?

Cómo evitar que la piel se pele

El poder del aftersun

Todo el mundo es consciente de la importancia de utilizar cremas con protección solar antes de exponerse a los rayos solares. Sin embargo, el aftersun pasa más desapercibido, a pesar de que su función sea igual de significativa. Su objetivo es aliviar y calmar la piel después del bronceado, así como evitar las quemaduras y el "pelado" gracias a sus agentes calmantes, hidratantes y descongestionantes.

Hidrata tu cuerpo en todos los sentidos

Además de recurrir al aftersun u otras cremas similares con asiduidad, con el objetivo de hidratar la capa más superficial de la piel, también debes conseguir el mismo efecto desde el interior del organismo. ¿Cómo? Bebiendo mucha agua, pues esta es el combustible que necesita la piel para revivir y repararse. En este sentido, también puede ser eficaz darse duchas de agua fría de vez en cuando, que retrasan el proceso de pelado.

Recurre a las vitaminas C y E

Como ya hemos indicado en más de una ocasión, la alimentación que sigues es un factor sumamente poderoso, también en lo que a las quemaduras se refiere. En este caso, las vitaminas C y E pueden convertirse en tus mejores aliados, pues son antioxidantes y protegen la piel de los daños del sol. Asimismo, los ácidos grasos Omega-3 te ayudarán a reparar e hidratar la piel y darle un extra de elasticidad.

No te rasques

Si ya te has quemado y tu piel es propensa a pelarse, evita a toda costa rascarte con las uñas o frontarte demasido con la toalla cuando salgas de la ducha, entre otros gestos. Esto acelerará el proceso y ya no tendrás tiempo de remediarlo. Además, los expertos recomiendan usar un gel ligero que proteja el pH natural de la piel, al contrario que aquellos que incluyen alcohol en su composición.

0

No hay comentarios ¿Te animas?