Consejos

Errores que no deben cometer las personas mayores a la hora de usar absorbentes

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 19 de agosto de 2019

2 minutos

Utilizar absorbentes de talla excesiva para lograr una mayor absorción es uno de los más comunes

Errores que cometen los mayores con los absorbentes

La incontinencia urinaria es un problema de salud que afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo, es decir, cerca del 6% de la población tiene pequeñas pérdidas de orina que reducen su calidad de vida, según los datos compartidos en el último Foro Global de Incontinencia, celebrado el año pasado en Roma.

Como bien es sabido, y a pesar de su incomodidad, la incontinencia urinaria no reviste gravedad alguna, pues suele ser consecuencia directa del envejecimiento natural del cuerpo. Bajo esta premisa, existen multitud de métodos de prevención para evitar este problema como, por ejemplo, seguir una dieta equilibrada, reducir el consumo de alcohol, refrescos o café, dar prioridad a los alimentos ricos en fibra o no empujar la orina para no dañar el suelo pélvico.

Sin embargo, si la incontinencia urinaria ya forma parte de tu vida, una forma de controlar su influencia en tu rutina diaria es el uso de absorbentes. De hecho, la elección del modelo más adecuado es fundamental para cuidar tu higiene y tu autoestima, así como impedir gastos innecesarios. Entonces, ¿qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de usar absorbentes?

Absorbentes

Evita los errores más comunes en el uso de absorbentes

  • En primer lugar, no utilices absorbentes de talla más grande pensado que la absorción también será mayor. "La absorción es la misma en todas las tallas. Se indica la talla inadecuada, mayoritariamente, pensando que el más grande es el más absorbente, independientemente de la constitución del paciente, lo que da lugar a escapes de orina", explica el Servicio Gallego de Salud (SERGAS) en uno de sus informes.
  • Lo mismo en el caso contrario, muchas personas compran absorbentes de tallas más pequeñas para que estén más apretados y evitar las fugas. Sin embargo, el resultado será la aparición de heridas y rozaduras.
  • Las barreras antiescape deben estar totalmente levantadas para evitar fugas laterales. Además, en el caso de los absorbentes anatómicos, la parte más ancha debe colocarse detrás. Una forma de saber si está bien dispuesto es que el indicador de humedad esté alineado con la columna.
  • Tampoco suele ser de gran ayuda utilizar dos absorbentes superpuestos. Esto no ofrece una mayor protección, pues el sistema de barrera del primero impedirá que la orina pase al segundo, desperdiciando así multitud de ejemplares.
  • Otro de los errores más habituales es recurrir a los "absorbentes supernoche cuando hay incontinencia fecal y urinaria, en cuyo caso no es necesaria una mayor absorción, sino aumentar la frecuencia de cambios", añade el SERGAS. Es igualmente inútil emplear este modelo también durante el día para reducir los cambios.
0

No hay comentarios ¿Te animas?