Consejos

Evita los fraudes y timos al pagar con la tarjeta gracias a estas recomendaciones

Victoria Herrero

Lunes 9 de diciembre de 2019

2 minutos

Nunca des la tarjeta y exige que la operación de pago con el datáfono se realice en tu presencia

Pagar con tarjeta (bigstock)

Es nuestro cumpleaños y lo estamos celebrando con toda la familia. Toca la hora de pagar y, como es lógico, invitamos. Será la euforia o las prisas, pero le damos la tarjeta al camarero para pagar y se va con ella al fondo del restaurante para buscar el datáfono. Mal hecho. Con este despiste por nuestra parte lo que estamos consiguiendo es que nos puedan timar

Todas las precauciones son pocas

Y es que es fácil que nos dupliquen la tarjeta de crédito y un día, sin darnos cuenta, aparezca un extracto bancario donde se detalla un gasto de cientos de euros en una compra que ni hemos hecho nosotros ni reconocemos. Incluso en muchos casos ese fraude se traslada a otros países desde donde usan de forma fradulenta los datos de nuestra tarjeta.  

La mejor recomendación en este sentido es exigir que toda la operación de pago, sea en un comercio o en un restaurante, se haga delante de nosotros. De esta manera no perderemos de vista la tarjeta, no podrán copiar la banda magnética de la misma o poner en el teclado una cantidad superior de lo que realmente hemos gastado. 

Y como todas las precauciones son pocas, tanto a la hora de pagar en una tienda como de sacar dinero en cajeros, pon la otra mano por encima para tapar tu contraseña de acceso y evitar esas miradas indiscretas.

Si ni con esas y nos han engañado con la tarjeta, también para pérdida o robo, los pasos a seguir son: 

  • Comunícate con tu banco para que anulen esas tarjetas o echen para atrás esos pagos fraudulentos
  • Denuncia el hecho en comisaría para luego poder reclamar.
  • En el caso de que la entidad no quisiese hacerse cargo de esas cantidades defraudadas puedes ponerte en contacto con el servicio de atención al cliente o el defensor del cliente de la entidad. En el caso de no obtener respuesta, puedes acudir a las oficinas de defensa del consumidor de tu localidad

¿Y si pagamos en efectivo?

Las compras con tarjeta lo que sobre todo nos dan es comodidad a la hora de no ir con un fajo de billetes en el monedero. Pero cuidado, corremos el riesgo de pagar tan alegremente hasta que de repente nuestra cuenta esté en números rojos y no podamos pagar en el siguiente establecimiento por falta de fondos. 

Sin embargo, siempre es mejor, para desembolsos importantes, pagar con la tarjeta antes que ir por la calle con una gran cantidad de dinero que puede desaparecer si te roban la cartera o el bolso o inmediatamente después de salir del cajero con todos los billetes a la vista. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?