Consejos

Por estos motivos llevar el móvil a la playa no siempre es una buena idea

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 28 de julio de 2019

3 minutos

El agua salada, la arena o el sol son los principales enemigos de tu teléfono durante el verano

Te damos los motivos por los que llevar el móvil a la playa no siempre es una buena idea
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 28 de julio de 2019

3 minutos

Ni en la playa soltamos el móvil de la mano. En lugar de relajarnos, tomar el sol (con seguridad), darnos unos baños en el agua, jugar con los más pequeños de la casa a hacer castillos de arena, dar paseos por la orilla, leer un rato o dormitar plácidamente a la sombra, lo que hacemos es seguir mirando internet y contestando mensajes en grupos de WhatsApp.

Cómo si no tuviésemos suficiente el resto del año. Además de ser un problema depender tanto de las tecnologías, a nivel práctico no es una buena idea que te lleves el teléfono a la playa y te descubrimos los motivos

Te damos los motivos por los que llevar el móvil a la playa no siempre es una buena idea

¡Móvil al agua!

Lo mejor es que tu smartphone se quede tranquilo en casa o el hotel mientras disfrutas de un rato de playa o, al menos lo dejes guardado. Si te lo has llevado a primera línea de playa, mucho cuidado con algunos de los enemigos del verano para tu móvil: el agua, el sol o la arena por razones evidentes. Si estás tecleando con tu móvil, o se te olvida sacarlo del bolsillo del bañador cuando estás dentro del agua, mucho nos tememos que tu teléfono no sabrá nadar. 

Un truco para quitarle esa humedad, si lo hemos rescatado a los pocos segundos, es apagarlo y esperar a que se seque por completo hasta volver a encenderlo. Si tu móvil sigue sin dar señales de vida puedes usar el clásico truco de meterlo en un recipiente con arroz para que absorba esa humedad. Y si eso no funciona...

Si solo se te ha mojado con unas gotas estará bien, pero cuidado con los fallos que haya podido provocar la sal del agua de mar sobre algunos de los componentes de tu terminal, ya que puede oxidar algunos circuitos y piezas

La arena, el sol, los amigos de lo ajeno...

¿Qué pasa con la arena? Eso granos pueden entrar en la ranura donde insertas el cargador tu móvil y fastidiar esta opción. Y no hablemos de la posibilidad de que la pantalla se raye o se pueda romper sin querer si el teléfono está semienterrado en la arena y lo pisamos sin darnos cuenta o cae un objeto pesado sobre el mismo. 

Pero aún hay más, igual no lo sabías, pero el sol puede hacer que la batería de tu teléfono móvil se dañe, además de que se consume mucho más rápido. Y eso sin contar con la pericia de algunos vecinos de toalla a la hora de llevarse todo aquello que no es suyo. Así que, si quieres seguir disfrutando de tu móvil el resto del año, lo mejor es que lo dejes a buen recaudo. Y la playa no es el mejor sitio para hacerlo. 

Sobre el autor:

Victoria Herrero

… saber más sobre el autor