Consejos

Trucos para devolver la ropa que ha encogido a su tamaño original

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Viernes 14 de febrero de 2020

3 minutos

Si nos ha pasado, seguramente no nos hayamos fijado en los tejidos de la prenda, por ejemplo

Trucos para devolver la ropa que ha encogido a su tamaño original

A la mayoría de las personas les ha ocurrido en alguna ocasión que tras varios lavados se dan cuenta de que la ropa ya no posee su tamaño original. Resulta que sin apenas percatarse esta ha encogido y a no ser que hayamos adelgazado lo más probable es que ya no la podamos lucir o no nos quede igual y optemos por desecharla. Sin embargo, no debemos preocuparnos pues existen varios trucos para devolverla a la talla en la que la adquirimos.

Por qué se encogen

Las prendas pueden encogerse por varios motivos y en ello tienen mucho que ver los tejidos y las temperaturas a las que las lavemos. Por eso siempre es recomendable que miremos bien las etiquetas antes de proceder a lavarlas por primera vez. El algodón o la lana son mucho más sensibles a la temperatura, lo que no ocurre por ejemplo con el lino o la seda.

En los primeros su estructura se ve alterada cuando se someten a altas temperaturas, de modo que sus fibras se apelmazan y al mismo tiempo su tamaño se reduce. A todo esto hay que añadirle la fuerza del centrifugado que favorece el encogimiento. Lo mismo sucederá si metemos estos productos en la secadora. La lana no debe introducirse en estos electrodomésticos y cuando la lavemos la temperatura del agua no ha de sobrepasar los 30ºC. Lo mismo hemos de hacer con las prendas cien por cien algodón, a excepción de toallas y sábanas para los que tendremos que mirar si hay un programa específico.

Si al final se ha producido una merma del tamaño, siempre que esta no sea desmedida, se puede recurrir a algunos trucos que expandan de nuevo las fibras y lograr recuperar lo que perdimos. Básicamente lo que hay que intentar es cambiar la carga eléctrica de los tejidos para que vuelvan a expandirse. Esto se consigue con productos que tenemos a mano en casa o incluso los podremos crear nosotros mismos con los ingredientes adecuados.

Toallas, sábanas, trapos de cocina... ¿cada cuánto tiempo hay que lavarlos?

Productos para el pelo

Uno de ellos es el acondicionador de pelo, que da buenos resultados con la lana. Su aportación es similar a la de un suavizante. Además, tendremos que usar vinagre blanco de limpieza ( sobre todo cuando sea un jersey) y agua tibia. Todo ello lo tendremos que mezclar en un barreño. La ropa se tiene que sumergir en el agua tibia mezclada con el acondicionador y dejarla así durante unos veinte minutos. Después la tendrás que estirar intentando que adquiera su forma de siempre y dejarla secar, pero sin escurrir.  

En lugar de acondicionador podemos emplear otros productos para el cabello como suavizantes o mascarillas, con una mezcla de agua siempre tibia y un poco de vinagre blanco si vemos que con estos artículos no obtenemos los efectos deseados. Esta opción da buenos resultados en camisetas o camisas de algodón, por ejemplo.

Resulta bastante eficaz también un champú para bebés, que ofrece mejores resultados en pantalones y otras piezas que resultan más gruesas. En este caso debemos recurrir también a acondicionador de pelo y agua caliente. Como siempre todo bien mezclado. Primero, se echa el champú y a continuación el acondicionador, luego le tocará al pantalón que debe estar bajo los efectos de la mezcla medio día. Al sacarlo tendrás que estirarlo como en los otros casos, y si no sabes bien cuánto, puedes usar como referencia otros pantalones.

¿Cómo funcionan las lavadoras que incorporan WiFi para mejorar sus funciones?

Suavizante

Otra posibilidad es acudir a un suavizante de telas. En este caso solo necesitarás una taza de este producto y agua templada, un litro. Una vez tengas preparada la mezcla deberás seguir el mismo proceso, es decir sumergir la prenda, solo que en este caso deberás esperar al menos unas 24 horas. Para secarla es mejor hacerlo al aire libre, sin escurrir, y dejando que le dé bien el sol.

Mezcla casera

Si no tienes ninguno de estos productos o simplemente no quieres usarlos, puedes crear una mezcla casera que también tiene sus efectos en estas situaciones. Necesitarás unos 20 gramos de bicarbonato de sodio, 250 mililitros de vinagre blanco y dos litros de agua caliente. Aquí lo primero es echar el bicarbonato en el agua caliente para que se disuelva bien y luego dejar en remoja la prenda en torno a una hora, estirándola previamente. La puedes dejar tendida sobre una superficie. Pasado este tiempo tendrás que usar otro barreño con agua y el vinagre blanco y enjuagar aquí la ropa. Luego deberás secarla normalmente.

Sistema manual

Existe una alternativa más sencilla que todas las anteriores si no deseas complicarte mucho y que es apta solo para una camiseta. Primero tendrás que mojarla en agua simplemente, luego la extiendes sobre una toalla por delante y por detrás para quitarle la humedad, y a continuación te la deberás poner. Tendrás que tirar de ella para estirarla e intentar que recupere sus dimensiones, pero sin que se deforme. Luego la vuelves a dejar sobre la toalla y esperas a que se seque.

0

No hay comentarios ¿Te animas?