Consejos

Pros y contras de las tarjetas de fidelización de Mercadona, Lidl, Carrefour y Dia

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 7 de enero de 2020

4 minutos

Descuentos, regalos, pagos aplazados… ¿Qué ventajas ofrecen las tarjetas de fidelización?

Clonación de tarjetas

Están presentes en prácticamente todas las cadenas de supermercados de tamaño medio y en las grandes superficies. Las tarjetas de fidelización de clientes han proliferado en los últimos años y, aunque todas funcionan de manera similar, existen variaciones entre unas y otras que pueden suponer un buen ahorro anual en la cesta de la compra.

Las hay que ofrecen promociones exclusivas para sus titulares, que suman puntos canjeables por determinados productos o regalos, o que te devuelven cada mes, en dinero, un tanto por ciento del total de tus compras en forma de “cheque” o bono canjeable.

¿Es una tarjeta de crédito o solo de cliente?

Es lo primero que debes tener claro antes de aceptar una tarjeta que puedan ofrecerte en el supermercado. Son dos conceptos muy distintos y, sobre todo las grandes superficies, suelen ofrecer ambos tipos de tarjetas, algo que podría generar cierta confusión. Algunos establecimientos las tienen disponibles como vía para financiar las compras que realices. Funcionan igual que la tarjeta de crédito que pueda proporcionarte un banco, aunque pueden incluir algunas ventajas interesantes como su gratuidad (sin cuota anual), no cobrar comisiones y ofrecer el pago aplazado sin intereses, por ejemplo.

También las tienes que no están destinadas a pagos, sino a ofrecerte descuentos directos en caja o en tu próxima compra, pequeños obsequios, participación en sorteos… Por último, las hay que combinan ambas opciones, es decir, puedes pagar con ellas, financiar, cargar en cuenta una cantidad fija al mes y también acceder a los beneficios de ser cliente "fiel".

Tarjetas del supermercado

Los pros y contras de las principales tarjetas del súper

Ofrecerlas a los consumidores es una buena estrategia que emplean las distintas cadenas para que sus clientes no se marchen a la competencia. Conocer las condiciones de cada una de ellas (incluida la letra pequeña) es importante. En un ligero análisis encontramos algunas diferencias que es conveniente tener en cuenta:

Mercadona

La de Mercadona (@Mercadona) es la más "austera" pues el propio establecimiento señala que, manteniendo su política de precios bajos en todos sus productos, no ofrece regalos o promociones. Su tarjeta te remite directamente a la web de una entidad bancaria. La principal ventaja de tenerla es la posibilidad de ver online su saldo disponible, las compras realizadas o los recibos emitidos.

Carrefour

Por su parte, Carrefour (@CarrefourEs) cuenta con tarjetas casi “a medida” para cada segmento de su clientela. La más sencilla es la que te identifica como cliente y socio de su Club. No es de pago ni ofrece financiación, pero hace que tengas cupones descuento, promociones y un interesante cheque ahorro trimestral con un determinado porcentaje de las compras realizadas en ese periodo. También suma beneficios en servicios o establecimientos como gasolineras, ópticas o aseguradoras.

Su Carrefour Pass es distinta. Está pensada para la financiación y cuenta con varias opciones en cuanto a fórmulas de pago: aplazamientos, pago a final de mes de todo lo comprado o de una cantidad fija, entre otras.

Esta gran superficie ofrece además la tarjeta 65+ para personas mayores. Es gratuita y a las ventajas del Club se une el descuento automático del IVA en determinados productos. Se puede solicitar simplemente presentando el documento de identidad que acredite la edad.

Tarjetas del supermercado

Lidl

En la mayoría de los casos, las tarjetas físicas están dando paso a las digitales y ya no solo puedes gestionarlas a través de la web del súper, sino directamente desde tu teléfono inteligente, descargándote la aplicación correspondiente. Los supermecados Lidl (@lidlespana) van más allá y su Lidl Plus ofrece cupones descuento exclusivos que se descargan en el móvil y se escanean en caja para su activación (siempre para la siguiente compra). Ofrece además un “rasca digital” gratuito una vez abonados los productos adquiridos, con el que puedes obtener regalos o cupones descuento extra.

Dia

El Club de los supermercados Día (@DIA_Es) funciona de manera similar, aunque te da la opción de elegir entre tarjeta física o digital. A diferencia de la anterior, sus cupones son de canje directo y no se acumulan para la siguiente compra. Estos establecimientos también ofrecen una segunda opción para compras “sin dinero” como medio de financiación.

Supermercados BM

BM (@BMSupermercados) se centra en las tarjetas que ofrecen descuentos exclusivos a sus clientes permitiendo sumar euros en un vale final que podrás aplicar en una futura compra, algo que siempre supone una pequeña alegría en caja. Tiene una tarjeta estándar y otra pensada para familias numerosas. Con los descuentos que acumules, recibirás a partir del día 24 de cada mes, un bono con lo que has ahorrado. Además, algunos de sus productos tienen un precio distinto para clientes con tarjeta (clientes habituales) o sin ella.

Alcampo

Es un ejemplo de producto "mixto" o combinado. La tarjeta de Alcampo (@alcampo), gratuita y sin cuotas anuales, permite disfrutar de  distintas ofertas, funcionando también como medio de pago. Una de sus ventajas son los plazos sin intereses o con financiación especial.

En el caso de las tarjetas de fidelización, puedes solicitarlas directamente en la caja de los distintos establecimientos rellenando un sencillo formulario con tus datos. También es posible hacerlo vía online. Las que implican la posibilidad de financiación, exigen requisitos diversos y, generalmente, requieren estudio previo de aprobación. Las que suman puntos, vales descuentos, regalos u ofertas no implican costes adicionales y son muy interesantes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?