Consejos

Verano seguro: precauciones para evitar contratiempos en playas y piscinas

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 29 de junio de 2019

2 minutos

Caídas, otitis o infecciones víricas... Descubre medidas sencillas para no sufrirlas en vacaciones

Verano seguro: precauciones para evitar contratiempos en playas y piscinas

En verano hacemos actividades que distintas a las habituales y cambiar de rutinas siempre es saludable, pero cualquier precaución es poca para intentar no tener ningún percance o problema de salud. No hay que ser alarmistas, pero conviene recordar que la Organización Mundial de la Salud (@OMS_es) señala que las caídas son la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales y que los mayores de 65 años son los que más las sufren. Teniendo en cuenta estos datos, el primer objetivo para unas vacaciones perfectas es evitar cualquier situación o elemento que pueda provocar un tropiezo o resbalón que acabe con un golpe o traumatismo.

Algo tan sencillo como llevar siempre el calzado adecuado puede evitar más de un susto. En este sentido, la Fundación Podoactiva (@Podoactiva) advierte del peligro de abusar de las clásicas chancletas caminando con ellas durante un tiempo prolongado. No solo pueden “salirse” y adelantarse al propio pie (especialmente las de dedo) entorpeciendo y aumentando el riesgo de un tropezón o de un esguince de tobillo, sino, además, a la larga, pueden provocar o intensificar distintas patologías del pie, especialmente en el caso de las personas mayores.

verano seguro en playas y piscinas

Otros riesgos importantes que hay que intentar evitar

Aunque las chancletas no sean el zapato más seguro a la hora de prevenir tropiezos, sí son recomendables en las zonas comunes de baño, para estar protegido frente a los posibles contagios que pueden provocar papilomas y distintos tipos de hongos que afectan a dedos y uñas y parecen sentir predilección por duchas y suelos húmedos en general. Un calzado, en un material que se pueda mojar pero que además te proporcione una buena sujeción, es el ideal.

También a la hora del baño si tienes tendencia a sufrir otitis media de manera recurrente, extremar las precauciones con algo tan simple como el uso de unos tapones que impidan la entrada de agua, nunca está de más.

En la playa, además de las imprescindibles medidas de protección frente al sol para evitar la acción perjudicial de los rayos UV, en las que insiste la Asociación Española Contra el Cáncer (@aecc_es), también debes vigilar que caminas con total seguridad en la arena. Un buen paseo descalzo por la orilla puede resultar de lo más beneficioso, pero, por la arena seca… es otra cuestión. Para andar en esta superficie unas zapatillas que sujeten bien los tobillos, evitará más de una torcedura.

Por último, si estás siguiendo un tratamiento farmacológico, un día de playa, piscina o excursión a la montaña no es excusa para no tomar la medicación. Fíjate bien en las condiciones de conservación que requiere la medicina que te han prescrito. En algunos casos, las elevadas temperaturas pueden hacer que sea necesario guardarla en nevera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?