Alimentación

Alimentos ecológicos: ¿son más sanos y más recomendables para personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 10 de febrero de 2020

4 minutos

Lo "verde" vende, pero no siempre un alimento de este tipo garantiza obtener un plus de nutrientes

alimentos ecológicos

La demanda de alimentos ecológicos no ha dejado de crecer en España en las últimas décadas. El respeto al medio ambiente, con un menor uso de pesticidas y sustancias químicas, el mejor aroma y sabor, especialmente si hablamos de frutas, verduras y hortalizas, y un supuesto beneficio extra para la salud son algunos de los argumentos de peso que han hecho que cada vez sean más los consumidores que prefieren elegir productos con la etiqueta bio, orgánico o ecológico.

¿Qué es un alimento ecológico?

Es la primera cuestión que merece un análisis detallado. Se supone que cualquier producto de este tipo ha de proceder de cultivos agrícolas, o de granjas del mismo signo si nos referimos productos cárnicos. Como explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores), la producción ecológica se centra en cuatro principios:

  • Agricultura basada en técnicas tradicionales y naturales, que no solo busquen la obtención de alimentos libres de químicos, sino que también tengan en cuenta el propio cuidado del suelo del que brotan, con medidas como: el uso exclusivamente de fertilizantes orgánicos,la rotación de cultivos, el barbecho, etc.
  • La no manipulación genética, es decir, la eliminaciónde cultivos transgénicos.
  • La eliminación de cualquier elemento químico, salvo fitoquímicos autorizados.
  • Respeto al bienestar animal en las granjas. No a la producción intensiva basada en la estabulación en espacios mínimos y en la alimentación no natural.
alimentos ecológicos aumentan sus ventas

¿Quién decide que un producto es "eco"? ¿Cómo reconocerlos?

La legislación española y comunitaria respecto a la producción, comercialización y etiquetado de los alimentos de este tipo sigue en proceso de establecer las normas básicas que permitan la necesaria homologación. Actualmente, se considera que un producto puede denominarse ecológico si el 95% de sus ingredientes lo son.

Han de ser, por tanto, alimentos que llegan a la venta practicamente como los produciría la propia naturaleza sin la intervención humana, carentes de cualquier añadido o modificación hasta que el consumidor accede a ellos.

El Ministerio de Agricultura (@mapagob) señala que, en nuestro país, el control y la certificación de la producción agraria ecológica corresponde a la comunidades autónomas, que la realizan a través de los consejos o comités de agricultura ecológica, generalmente organismo públicos, aunque también pueden ser entes privados.

Para que un consumidor pueda reconocer y elegir estos alimentos como opción de compra, a la hora de comercializarlos deben exponer el sello del comité correspondiente y para una mayor garantía, también contar con la "hoja verde", el logo europeo para este tipo de productos.

Alimentos ecológicos

¿Son más sanos y mejores?

No hay duda de los beneficios que pueden proporcionar los cultivos y la ganadería ecológica, tanto a la hora de cuidar del medio ambiente, como el propio bienestar de los seres humanos que, en definitiva, dependen de él. Alimentos frescos que llegan a los mercados o tiendas especializadas procedentes, generalmente, de cultivos de proximidad, con aromas más intensos y apetecibles porque, efectivamente, tienen menos químicos, pesticidas, antibióticos, conservantes. Además, probablemente no han permanecido demasiado tiempo en cámaras de conservación. Todo son ventajas son evidentes, pero la pregunta es si realmente tienen un valor añadido para la salud.

En este sentido, Nutrimedia, el proyecto del Observatorio de Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra (@UPFBarcelona), señala que no hay suficientes estudios o datos que permitan confirmar que el consumo de alimentos ecológicos aporta mayores beneficios para la salud que los convencionales.

Es cierto que las investigaciones continúan pero la realidad es que, según demuestran estudios publicados en prestigiosas revistas científicas, la comparativa entre un mismo alimento, uno ecológico y no, da resultados muy similares en cuanto a composición y beneficios en la gran mayoría de los alimentos analizados. Es decir, la cantidad de vitaminas, minerales, fibra o antioxidantes es muy similar en un tomate bio o eco, por poner un ejemplo, que en uno que no los sea.

¿Más seguros para mantener nuestra buena salud?

Como recuerda la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AECOSAN @sanidadgob), son numerosos y exhaustivos los controles que ha de pasar cualquier alimento que esté destinado al consumo humano (y al animal en el caso de los piensos), sea cual sea el tipo de alimento del que hablemos.

Garantizada la seguridad en cualquier caso, hay opiniones para todos los gustos. Algunos señalan que el hecho de tratarse de alimentos que no han estado en contacto con plaguicidas o fertilizantes químicos, hace que su composición esté libre de posibles sustancias tóxicas o perjudiciales en mayor o menor medida y eso, sin duda, es bueno. Los que consideran que los productos ecológicos están sobrevalorados, recuerdan que los pesticidas, pese a su mala fama, utilizados de la forma y en cantidades correctas pueden resultar beneficiosos ayudando a producir alimentos libres de microorganismos patógenos como hongos o bacterias.

Los alimentos ecológicos son una opción por la que apuesta un segmento de la población, cada vez más amplio, por motivos diversos. Elegirlos o no es tu decisión. Lo importante es que sigas una dieta variada y equilibrada, con alimentos saludables como frutas, verduras o legumbres siempre en su justa medida, sean ecológicos o no.

0

No hay comentarios ¿Te animas?