Alimentación

Kimchi, el plato tradicional de la gastronomía coreana que ha llegado para quedarse

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 17 de agosto de 2019

2 minutos

Si aún no lo has probado, su sabor y sus propiedades saludables te van a sorprender

Kimchi

Aunque en Europa sea una novedad, que han incorporado a sus propuestas culinarias conocidos restaurantes o que incluso puedes encontrar ya elaborado en algunas tiendas gourmets, el kimchi es un antigua receta que se toma en Corea casi tanto como el arroz, otro ingrediente esencial en su gastronomía.

Existen multitud de formas de prepararlo, pero todas tienen en común las verduras fermentadas como base, predominando un tipo concreto de col china a la que se suele añadir nabos, hojas de mostaza, pepino, cebolla, pimiento y zanahorias, todos cortados en finas tiras. También puede llevar pequeños trozos de pescado o marisco, como ostras o quisquillas. Todo debe ir convenientemente aderezado con una salsa muy especial, que varía según los gustos, pero en la que no pueden faltar el polvo de ají, el jengibre, un toque de sal y azúcar y pimentón.

Kimchi

¿Qué tiene de especial este plato?

El kimchi ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO (@UNESCO_es) y su particularidad reside en el método de elaboración: la fermentación de los distintos ingredientes, que les dota de propiedades aún más beneficiosas que las que poseen los alimentos por su propia composición.

Una vez cortada por la mitad, lavada y puesta en remojo unas 8 horas, la col china se convertirá en el "recipiente" del resto de ingredientes que, macerados en la salsa, se deben introducir entre las hojas de este repollo oriental. Luego, guardado en la nevera, solo falta esperar alrededor de una semana a que la col fermente y el kimchi estará listo.

Es el hecho de tomar las verduras en crudo y fermentadas lo que hace de este alimento un excelente probiótico, ideal para cuidar la flora intestinal y fortalecer el sistema inmunitario.

Está hecho básicamente con verduras y hortalizas, por lo que su aporte en fibra es destacable y sus calorías escasas. Es un alimento saciante, ideal para incluir en dietas de adelgazamiento, y la presencia de los nabos como ingrediente importante garantiza digestiones más fáciles. Proporciona vitaminas y polifenoles de alto poder antioxidante, que lo convierten también en una fuente de “juventud” a la hora de frenar la acción de los radicales libres. Algunos señalan, además, que este sorprendente plato coreano podría ayudar a conservar en buen estado la memoria. Habrá que probarlo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?