Alimentación

El laurel en la cocina: te contamos algunos de sus usos que quizás no conocías

Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 2 de enero de 2021

1 minuto

Podríamos decir que después del ajo, el laurel es el condimento más popular en la cocina española

El laurel en la cocina, te contamos algunos de sus usos que quizás no conocías
Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 2 de enero de 2021

1 minuto

Históricamente, el laurel ha estado asociado a la victoria, de hecho, su nombre científico es Laurus nobilis que en latín significa célebre, famoso. Ya en la antigua Roma, los emperadores y generales victoriosos eran coronados con tiaras de laurel. Precisamente, en estatuas e imágenes de Julio Cesar, este suele aparecer aureolado con una corona de laurel.

Y es que el laurel es una árbol que ha crecido de manera salvaje desde tiempos inmemoriales en toda la cuenta mediterránea, en zonas húmedas y sombreadas. No obstante, su aporte a la gastronomía no fue apreciado hasta la época helenística, cuando por su potente aroma se lo consagró a los dioses del Olimpo, en concreto a Apolo, Dios de las artes, la poesía y los oráculos.

En la actualidad, el laurel no puede faltar en ninguna cocina que se precie. Da un toque de sabor y aroma a los guisos, adobos, escabeches, estofados y rustidos, todas ellas preparaciones con un tiempo de cocción o maceración largo, lo que permite obtener todo el su sabor. Y es que el laurel, al usarlo en seco, necesita ser hidratado en su cocción, nunca freírlo.

El laurel en la cocina, te contamos algunos de sus usos que quizás no conocías

Usos en la cocina

De sabor entre dulce y picante, el uso del laurel en la cocina es muy simple, pero hay que tener en cuenta una serie de consideraciones para aprovechar al máximo su potencial.

  • Las hojas frescas de laurel son de sabor y aroma fuertes y amargas por lo que antes de utilizarlas en nuestras elaboraciones deberemos dejarlas secar durante unos meses. Para ello las podemos guardar en un tarro para que vayan perdiendo la humedad o directamente comprarlas ya secas, lo que nos ahorra tiempo y dará comodidad.
  • La mejor manera de aprovechar su aroma es en recetas de cocción lenta, cuanto más tiempo cocinándose mayor sabor aporta al plato. Se puede utilizar para cocinar arroz, patatas o verduras, pero donde mejor destaca es en los sofritos, estofados, guisos de carne, sopas, salsas y, como no, un buen escabeche. Se pueden poner la hojas enteras o bien troceadas, de esta manera su sabor quedará mejor repartido en la elaboración, si bien será más complicado retirarlas del plato.
  • Si se combina con otras especias como el orégano, el tomillo, el romero o la albahaca podemos obtener un preparado de hierbas a la provenzal.
  • Antes de servir, es preferible retirar el laurel de la elaboración pues encontrarlas en el plato o en la boca puede dar un sabor un tanto desagradable, además de incómodo, pues mantiene un sabor potente e intenso.

Además de su uso como condimento en la cocina tradicional, el laurel también ha tenido y tiene un papel importante en la medicina, especialmente al relacionada con la salud digestiva. Tomado en infusión antes de la comida abre el apetito y después de comer facilita la digestión, reduce la hinchazón del estómago y la formación de gases, de ahí que forme parte de los platos más contundentes de nuestra gastronomía. Tiene una acción diurética, antioxidante y bactericida. Además, es rico en vitaminas B6 y C y minerales como el potasio, el magnesio, el manganeso, el calcio y el fósforo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?