Alimentación

¿El moho en la comida es un peligro para la salud?

Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 9 de junio de 2020

2 minutos

Las micotoxinas del moho no siempre son visibles ¿Qué hacer si un alimento presenta moho?

¿El moho en la comida es un peligro para la salud?

En ocasiones nos encontramos que la fruta presenta cierto polvillo verdoso, o que ese tarro de la mermelada, que lleva un tiempo en la nevera presenta unos puntos negruzcos; o en el de tomate frito parece que hay una pelusilla en la tapa… Es moho. ¿Qué hacemos? ¿Lo retiramos y conservamos el resto? Total, es solo un poco lo que se ha estropeado.

¿Estamos haciendo lo correcto? ¿Es suficiente quitar solo lo que se ha estropeado y aprovechar el resto? O por el contrario ¿es preferible tirarlo todo?

Desde la OCU (@consumidores) nos advierten que no es bueno retirar la parte mohosa y conservar el resto del alimento porque “es señal visible de un deterioro que también tiene manifestaciones invisibles peligrosas para la salud: micotoxinas y bacterias oportunistas”.

Qué es el moho de los alimentos

El moho es una capa de filamentos, micelios, de aspecto aterciopelado que se produce por la formación de diferentes tipos de hongos al descomponerse la materia orgánica. Puede ser de diferentes colores, según la fase del proceso en la que se encuentre y va desde el blanco hasta el negro, pasando por el verde o el azul. Los micelios pueden crecer formando ramificaciones que pueden penetrar al interior del alimento sin que se detecten a simple vista. La aparición de moho en los alimentos, generalmente, es una señal evidente de que, como el mal olor, ese alimento se ha echado a perder.

Alimentos que no pueden consumirse

bigstock A Bread Molded On A White Back 367681132

 

La lista es muy extensa y corresponde a la mayoría de los alimentos.

  • Pan y todos aquellos productos propios de una panadería-pastelería
  • Platos preparados, alimentos cocinados a base de cereales como son la pasta y el arroz, los guisos y sobras de otros días.
  • Verduras y frutas blandas y de carne harinosa.
  • Productos lácteos como la mantequilla, los yogures, los quesos blandos y grasos, molidos, rallados, en lochas o tacos. Especial cuidado hay que tener con los quesos hechos con hongos, como los azules, cabrales, roquefort… habrá que saber distinguir cual se puede comer y cual no.
  • Fiambres y embutidos tiernos como la butifarra, la mortadela, las salchichas, el beicon, la panceta…

Alimentos que sí se pueden comer

bigstock Fuet On The Wooden Board 352231346

 

Si bien un alimento que presenta moho no ha de consumirse por las manifestaciones patológicas que podría causarnos, no todo el moho es dañino o indica que el alimento está en mal estado. En algunos casos el moho forma parte del proceso de curación de la pieza y con retirarlo con cuidado es suficiente. Estos alimentos son:

  • Jamón y embutidos curados: es normal que aparezca moho si se tarda en consumir y solo necesitaran un cepillado para quitar el moho que suele ser de color blanco.
  • Quesos curados: los que tienen poca humedad, los que son duros. Será necesario retirar con un cuchillo hasta dos centímetros alrededor del moho para evitar que queden micotoxinas.
  • Verduras y fruta turgentes: los que tienen una carne firme, como las zanahorias, lo pimientos y el repollo, también se pueden consumir retirando bien el moho, dejando ese margen de seguridad de dos centímetros y lavándolos bajo un buen chorro de agua.

Estos son los únicos tres casos en los que se puede retirar el moho y comer el resto, pero, como aconsejan los especialistas, ante la duda de diferenciar qué alimentos se pueden salvar y cuales no, siempre es mejor ser precavido y guiarse por la prudencia; y si un alimento ha enmohecido es mejor es no consumirlo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?