Alimentación

¿Es bueno incorporar el pimiento a la dieta de las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 25 de agosto de 2019

2 minutos

Descubre todas las propiedades de esta hortaliza que aún puede llegar a sorprendernos

Pimiento

Existen multitud de variedades de esta hortaliza, de la familia de las solanáceas, con formas, tamaños y colores muy distintos y sabores que van del dulce al picante. El pimiento, además, admite preparaciones diversas que permiten tomarlo en crudo, asado, frito o incluido en sabrosos guisos. De su composición, la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion) destaca su alto contenido en vitamina C (el doble que el de una naranja, según la especie), en carotenos y en fibra.

Lo bueno y lo malo sobre las propiedades del pimiento

El pimiento es un alimento con buenos nutrientes y con un bajo índice calórico, por lo que es un excelente aliado en la dieta de las personas mayores que necesitan bajar de peso para prevenir la obesidad. Su elevado contenido en fibra le dota de propiedades saciantes y favorece el tránsito intestinal.

Hay que matizar que, lo que en principio son buenas cualidades, pueden volverse en contra y hacer que el pimiento resulte poco recomendable en el caso de padecer frecuentes diarreas. Las variedades más picantes también pueden irritar las paredes del estómago al generar una mayor producción de ácidos. Ante los problemas de acidez, reflujo gástrico o úlcera péptica, el consumo de pimientos debería limitarse o incluso excluirse si los síntomas son graves.

Pimientos

Gran parte de la composición de los pimientos es agua. Su índice glucémico es bajo y la presencia de grasas, casi nula. Estas características los convierten en una opción excelente para aquellas personas que tiene el colesterol alto o los niveles de glucemia elevados.

Por otro lado, el agua y su alto aporte en potasio y escaso en sodio favorece la acción diurética, por lo que los pimientos son adecuados en la dieta de los adultos mayores cuando existen problemas de retención de líquidos.

En los últimos años, se han realizado interesantes estudios sobre uno de los elementos presentes en esta hortaliza, la capsaicina, que otorga un sabor picante a algunas variedades. Ensayos recientes realizados en ratones señalan que esta sustancia podría provocar una reacción en las células intestinales, que se traduciría en una mayor protección de los tejidos y en una reducción en el riesgo de cáncer colorrectal.

También investigadores de las universidades de Granada (@CanalUGR) y Almería (@ualmeria) han realizado estudios preclínicos sobre las posibles propiedades antitumorales del gazpacho, una saludable sopa fría en la que el pimiento no puede faltar. Así, una vez más, los alimentos y platos propios de la dieta mediterránea demuestran que son una fuente de salud y bienestar con mutitud de propiedades beneficiosas, algunas aún por descubrir.

0

No hay comentarios ¿Te animas?